17 de agosto 2022

28 de junio 2022

¡Que alguien me explique!

Osorio 4T

Miguel Ángel Osorio Chong salió a pedir ayuda a la Oposición para derrocar a su correligionario Alejandro “Alito” Moreno como líder nacional del PRI

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Miguel Ángel Osorio Chong salió a pedir ayuda a la Oposición para derrocar a su correligionario Alejandro “Alito” Moreno como líder nacional del PRI.

Hizo un llamado al panista Marko Cortés y al perredista Jesús Zambrano para que condicionaran la integración de la alianza opositora a la salida del campechano de la dirigencia tricolor.

Ingenuo, el político hidalguense, quien como respuesta recibió sendos portazos en la cara cuando los dirigentes opositores le recordaron que cada partido es libre de elegir, sin intromisiones, a su dirigente. 

Y es que, si alguien carece de derecho alguno para reclamar su espacio y un liderazgo en las altas esferas del PRI, ese es Osorio Chong.

Si a alguien le falta calidad moral para salir con su dedo flamígero a cuestionar a Alejandro “Alito” Moreno -aunque existieran razones- ese es el ex Secretario de Gobernación en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Lo decimos porque si a alguien se le puede endosar la construcción del tobogán con el que se deslizó el colapso del PRI en 2016 y en 2017, ese es Miguel Ángel Osorio Chong.

Cuestión de recordar aquellos días del peñismo, cuando desde su despacho de Bucareli, el político hidalguense orquestó la gran debacle en la que el tricolor perdió cinco de las nueve gubernaturas en disputa.

En un abrir y cerrar de ojos, le arrebataron al PRI, Nuevo León, Querétaro, Michoacán, Colima y al PAN, Baja California Sur. Recuperaron Sonora y Guerrero y conservaron Campeche -con Alito- y San Luis Potosí. Meses después, el PAN también los aventajaría en Tamaulipas.

Eran los días en que Manlio Fabio Beltrones era presidente del PRI y aspirante puntero para ser candidato presidencial para el 2018. Osorio Chong lo quería descarrilar, porque él ya se sentía el dueño de esa candidatura que le había prometido su amigo Peña Nieto.

Por eso tejió toda una estrategia para pactar con los opositores más fuertes al PRI -fueran panistas, perredistas o independientes- y apoyarlos económica y políticamente a que derrotaran al tricolor.

Las condiciones eran que, cuando Osorio Chong fuera destapado como candidato presidencial del PRI, lo apoyarían y que el manejo territorial de la seguridad en esas entidades se reservaba para ser negociado desde Bucareli.

Al que lo dude que le pregunte a Jaime “El Bronco” Rodríguez y a Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Nuevo León y Tamaulipas fueron dos estados puntales para el fallido experimento político de Osorio Chong.

Y ordeñando recursos públicos de los presupuestos discrecionales de Seguridad, a través de su incondicional Oficial Mayor, Frida Martínez, además del desvío de dineros desde la Estafa Maestra a su estado de Hidalgo, acumuló los fondos suficientes para financiarse lo que sentía seguro: su candidatura presidencial.

Pero desde los Estados Unidos se enviaron los delicados expedientes para impedir que Peña Nieto le cumpliera su palabra a Osorio Chong.  Sus huellas en el crecimiento del Cartel Jalisco Nueva Generación eran tan indelebles como las que dejó Genaro García Luna en su pacto con el Cartel de Sinaloa.

Ni qué decir que, ante esa derrota, se refugió buscando fuero con una Senaduría plurinominal y lo hicieron coordinador de las 32 campañas para el Senado. Solo se ganó una, la del yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín.

Y como premio a su fracaso absoluto, colocó a la secretaria general de la debacle, Claudia Ruiz Massieu, quien como Secretaria General del PRI solo ganó 7 de los 300 distritos en la elección del 2018. Perdieron 293. Y, por supuesto, se les fue de las manos la presidencia. El castigo: darle la presidencia nacional del tricolor.

Nadie sabe si en el pacto de inmunidad entre Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto se incluyó, además del nombre de Luis Videgaray, el de Miguel Ángel Osorio Chong.

Pero lo cierto es que hoy, el ex Secretario de Gobernación, es la ficha más frágil, la que acumula más expedientes, con los que el gobierno de la Cuarta Transformación puede apretar y negociar.

Alejandro “Alito” Moreno dejó de ser confiable para el inquilino de Palacio Nacional, cuando el presidente acusó traición al no apoyar con el voto tricolor la Reforma Eléctrica. Y se convirtió en factótum con el bloque PAN-PRD-MC para frenarla.

Ahora, desde ese mismo Palacio Nacional, se dirige la guerra para destronar al campechano y promover que el secuestrado Osorio Chong o alguno de los suyos se adueñe del PRI, en un intento por fracturar la Alianza Opositora.

Ya nada está oculto. Ya Osorio Chong dejó la máscara de lado y salió personalmente a encabezar la rebelión.

Y su comandante en jefe, del que recibe instrucciones a cambio de impunidad, despacha por instrucciones desde algún despacho de Bucareli o de Palacio Nacional.

Publicidad
Publicidad
Publicidad