16 de septiembre 2021

14 de septiembre 2021

¡Que alguien me explique!

Oposición y traición

Quirino Ordaz Coppel será el nuevo embajador de México en España. Lo de instalar a un priista en Madrid es un claro “dedazo” presidencial. Sin consensos, por la voluntad del presidente López Obrador, el considerar a alguien de oposición

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Quirino Ordaz Coppel será el nuevo embajador de México en España. El primero (de oposición) desde que asumió el gobierno de la Cuarta Transformación.

No es el todavía gobernador de Sinaloa un ferviente morenista. Se trata de un priista que -bienaventurados sean los capos de su entidad- acabará por entregar la silla estatal al morenista Rubén Rocha Moya.

La designación de aquella embajada de primera línea es de sobra cuestionada, porque no recae en un diplomático de carrera. Ni la Cancillería ni su titular Marcelo Ebrard tienen algo que ver con la decisión.

Lo de instalar a un priista en Madrid es un claro “dedazo” presidencial. Sin consensos, por la voluntad del presidente Andrés Manuel López Obrador, a lo que se consideraba un opositor.

Las relaciones fraternales que se dieron entre el inquilino de Palacio Nacional y el saliente gobernador de Sinaloa pasan inevitablemente por una serie de conflictos y de complicidades.

No hay que olvidar que fue Quirino Ordaz Coppel, el primer opositor que aplaudió la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Y que en Culiacán, la capital sinaloense, se dio la frustrada captura de Ovidio Guzmán, el hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera. El gobernador fue silencioso e inoperante testigo en su propia tierra.

En ese tiempo emergió también el amor presidencial por las  giras a Badiraguato, en donde sin escoltas ni acompañantes acabó saludando a la madre del Chapo. Desde entonces, dos visitas más para supervisar la misma carretera.

Para los analistas de la política local, el candidato priista Mario Zamora Gastélum pecó de ingenuo y de confiado. Su correligionario, Quirino Ordaz Coppel, nunca lo apoyó de verdad.

De hecho, fue el gobernador el que acabó seleccionando a todos los candidatos tricolores, desde una regiduría hasta las diputaciones federales. Su pretexto fue que de él dependía la victoria priista. Era falso.

Si de verdad, el gobernador de Sinaloa se hubiese preocupado por su candidato, no habría abandonado el campo de batalla electoral para irse a disfrutar de la Feria del Turismo, dos semanas antes de la elección, en la que fue impotente para operar en favor de su candidato.

Peor aún, todavía no existe un parte oficial del centenar de funcionarios de casilla tricolores, que presuntamente fueron secuestrados el día anterior a la elección, lo que dejó las casillas a merced de una oposición morenista que se alzó con la victoria.

Pero el de Sinaloa y Quirino Ordaz Coppel no es un caso aislado. Una historia similar se cuenta en el Nayarit del gobernador panista Antonio Echevarría, a quien por cierto el presidente López Obrador ya dijo también que lo llamaría a integrarse al gabinete. ¿Otro opositor? ¿Se acabaron las reservas de Morena?

Curiosamente, en Nayarit, la tierra de Roberto Sandoval y sus alianzas con el Cártel Jalisco Nueva Generación, acabó también con un triunfo para el morenista Miguel Ángel Navarro Quintero.

Curiosamente, el muy cuestionado ex gobernador Sandoval, el mismo que fue jefe del fiscal Édgar Veytia, fue capturado precisamente el día de las elecciones -el 6 de junio- en una finca en las afueras de Monterrey.

El patrón parece claro. Gobernadores de Oposición, en estados dominados por el narcotráfico -como Sinaloa y Nayarit- en donde Morena ganó las elecciones, son premiados con posiciones de privilegio en el gobierno de la Cuarta Transformación.

¿Coincidencia o una abierta intención de comenzar desde ahora a desmantelar a la oposición para fragmentarla y debilitarla, ante el desafío de la sucesión presidencial 2024?

La pregunta podría reafirmarse, si pronto aparece una invitación para que también se vaya al gabinete la ex gobernadora de Sonora, la priista Claudia Pavlovich. Ella también perdió la elección para su partido frente al morenista Alfonso Durazo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad