FACEBOOK

VISTAS
05 de Marzo del 2018

Narcocorridos no, narcoseries sí

Ahora películas y teleseries inundan, no solo con audio, sino con imágenes, historias de despiadados capos que son tiernos o paternales y amorosos con sus hijos
Desde hace casi un sexenio, en México se prohibieron las  transmisiones radiofónicas y televisivas de los llamados “narcocorridos”. Esas canciones que narran las supuestas hazañas o desventuras de personajes del crimen organizado fueron vetadas por considerar que hacen apología del delito, al exhibir como héroes a criminales y asesinos. Grupos musicales como Los Tigres del Norte, Alfredo Ríos “El Komander” y el grupo Calibre 50, por citar algunos, debieron sacar de su repertorio y guardar en un cajón cualquier material que pudiera interpretarse que exaltaba a los personajes de cárteles y mafias. Sin duda una buena intención cargada de una buena dosis de controversia, por significarse como un abierto acto de censura a la libertad de expresión. Pocos años pasaron, y ahora no son los narcocorridos, sino las películas y teleseries las que inundan, no solo con audio, sino con imágenes, las venturas y desventuras de los “héroes” del crimen organizado. ¿Nos asomamos? Solo en Netflix, el nuevo y más popular escaparate de televisión, existen más de dos docenas de opciones que al igual que los narcocorridos, pueden ser calificadas como apologéticas del delito. Peor aún, exhiben a detalle y por capítulos el modus operandi de los narcotraficantes y de sus cómplices en la política, dando paso a una escuela para que se propague el ejemplo. Aquí están algunos de los títulos y descripciones de esas teleseries o películas. Juzguen ustedes. “El Vato: Drogas. Lavado de dinero. Canciones. Ganar el negocio musical puede ser peligroso,pero abandonar los sueños también”. “El Chapo: Esta serie dramática narra la verdadera historia del ascenso, la captura y la fuga del famoso líder del narcotráfico mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán”. “El Rayo de Sinaloa: Para proteger su operación, el narcotraficante conocido como ‘El Rayo’, se enfrenta a un despiadado comandante de la policía y a los hermanos Avendaño”. “Dueños del Paraíso: Cuando matan al capo de la droga, esposo de Anastasia Cardona, ella hereda el imperio de la cocaína y una vida de riqueza, poder, violencia y traición”. “La Reina del Sur: Cuenta la historia de la legendaria Teresa Mendoza, una mujer que conquistó el mundo de tráfico de drogas”. “Cuando conocí al Chapo: La famosa actriz mexicana Kate del Castillo cuenta la hasta ahora desconocida historia de su encuentro con ‘El Chapo’ Guzmán, el narcotraficante más buscado del mundo”. “Capos de la Droga: Mira las historias de los capos más famosos, sus crueles secuaces y los hombres y las mujeres que juraron capturarlos”. “Sobreviviendo a Escobar: Mientras el cártel de Medellín se derrumba, el sicario numero uno de Pablo Escobar lucha por sobrevivir, ganar respeto y subir en la jerarquía carcelaria”. “Narcos: Tercera temporada. La verdadera historia de los poderosos y violentos cárteles de droga colombianos es el marco de esta serie dramática sobre el narco”. Por eso decimos que es un contrasentido prohibir por un lado los llamados narcocorridos, mientras que las pantallas de televisión están inundadas de historias de despiadados capos que son tiernos con sus madrecitas o paternales y amorosos con sus inocentes hijos. No se trata de censurar. Se trata de que las reglas del juego se apliquen por igual para que no se termine acallando a unos y abriéndoles espacios a otros.