FACEBOOK

VISTAS
16 de Diciembre del 2019

Morena cuida al Bronco

Los acuerdos se hicieron en lo oscurito, entre Yeidckol Polevnsky y algunos allegados políticos al mandatario nuevoleonés.
Morena ya salió a proteger al corrupto gobernador Jaime “El Bronco” Rodríguez. Los acuerdos se hicieron en lo oscurito, entre Yeidckol Polevnsky y algunos allegados políticos al mandatario nuevoleonés. Los legisladores morenistas de aquel estado ya salieron a decir que no están de acuerdo con el dictamen que la Comisión Anticorrupción, que preside el legislador Arturo de la Garza. En ese dictamen se propone la destitución e inhabilitación por seis años del gobernador de Nuevo León y de su secretario de Gobierno, Manuel González, por el uso indebido de recursos públicos en la campaña presidencial 2018. La Sala Regional Especializada del Trife ordenó al Congreso de Nuevo León imponerle al gobernador y a su secretario de Gobierno la sanción antes del próximo 20 de diciembre. El delito está probado. Y cuando el dictamen está por votarse hoy lunes, los legisladores de Morena -aliados con los legisladores del PAN- salen al paso para defender lo indefendible. Del PAN en Nuevo León nada extraña. Es un partido decadente, al servicio del mejor postor, que tiene como cajero para cobrar los favores políticos a Raúl Gracia y a Zeferino “Chefo” Salgado. Hoy su bancada está rentada a lo que el PRI disponga. Pero lo inaudito es que Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, el adalid de la lucha contra la corrupción en el gobierno de la Cuarta Transformación, ponga el pecho para cubrirle la espalda a un corrupto servidor público sentenciado por un tribunal federal. Pero no se puede esperar menos de Yeidckol Polevnsky, quien hizo de Nuevo León un enclave en el que encumbró por intereses inconfesables a prominentes ex priistas y a personajes oscuros que le operaron relaciones para financiar la campaña presidencial 2018. Desde siempre en lo que va de la actual legislatura, Yeidckol entregó la bancada de Morena al servicio de los intereses tricolores, lo que le valió que legisladores como Arturo de la Garza y Claudia Tapia desertaran de sus filas. Curioso es que hoy, desde Movimiento Ciudadano, sea el ex morenista Arturo de la Garza quien presida la Comisión Anti- Corrupción, el que busca cumplir la orden del tribunal electoral para destituir e inhabilitar al gobernador de Nuevo León. Los morenistas pretextan que no le quieren hacer el caldo gordo a Movimiento Ciudadano, quien tiene en el senador Samuel García y en el legislador local Luis Donaldo Colosio, a dos cartas fuertes para la elección del 2021. Dicen también que quieren esperar lo que suceda con la instancia judicial interpuesta por Jaime Rodríguez Calderón ante la Suprema Corte, un regalo que les dio el ministro Eduardo Medina Mora, una horas antes de que renunciara en medio de denuncias de enriquecimiento inexplicable. Pero invocar un boicot político o una sentencia pendiente de la Corte para perdonarle la vida a quien ya superó a los priistas Natividad González Parás y Rodrigo Medina, como el gobernador más corrupto en la historia de Nuevo León, es criminal. Y más criminal es todavía que la dirigencia de Morena pretexte que no está en el interés del presidente Andrés Manuel López Obrador que se destituya a quien gastó millonadas del erario nuevoleonés en hacer campaña presidencial. Casos como los del Bronco en Nuevo León y los de Jaime Bonilla, en Baja California, solo confirman la urgencia de que Morena cambie de mandos. Yeidckol está injugable, y lo más lamentable, poniendo en peligro el mantra anticorrupción de la Cuarta Transformación.