5 de julio 2022

6 de junio 2022

¡Que alguien me explique!

Morena 4, Alianza 2

Sin duda, el partido victorioso de esta contienda es Morena, que suma cuatro estados de los 16 que ya tenía en su poder. Ya acumula 20 de los 32 (22 contando alianzas del PES y Partido Verde). Aplastante

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Ni fue el día de campo que Morena esperaba, pero tampoco fue la gran sorpresa que la Alianza Opositora presagiaba.

Las elecciones de ayer domingo, en seis estados, le entregaron a Morena las entidades de Quintana Roo, Oaxaca, Hidalgo y Tamaulipas, mientras que la Alianza Opositora integrada por el PAN, el PRI y el PRD se llevó Aguascalientes y Durango.

Morena no tenía ninguno de los cuatro estados ganados bajo su control. Oaxaca e Hidalgo eran priistas, mientras que Tamaulipas y Quintana Roo eran panistas.

La alcaldesa de Cancún, Mara Lezama, logró un triunfo holgado para arrebatarle a la alianza PAN-PRD la entidad gobernada por Carlos Joaquín González. Aunque para ser francos, más que una gobernadora morenista, Mara lo será del Partido Verde, en donde están sus auténticos padrinos, que son quienes la llevan de la mano en todas sus decisiones. El Niño Verde no madura, sus negocios sí prosperan. Y Quintana Roo es su bastión.

En Oaxaca ya se esperaba que, después de 30 giras al estado más visitado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el morenista Salomón Jara se lo adjudicara sin despeinarse. El futuro del priista Alejandro Murat pinta brillante rumbo al 2024.

En Hidalgo, la Alianza pagó muy caro ese capricho llamado Carolina Viggiano. Hija política del cuestionado Miguel Ángel Osorio Chong y ahora esposa de Rubén Moreira -el número dos del PRI-, los hidalguenses cansados de las corruptelas tricolores dijeron ‘¡Basta!’. La profecía de Humberto Moreira se cumplió y su cuñada perdió.

Y en Tamaulipas, el estado más competido, el morenista Américo Villarreal se impuso al gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca y a su candidato César Verástegui. Las denuncias mutuas de corrupción y de relaciones peligrosas entre aliancistas y morenistas, si bien redujeron la ventaja del candidato de Morena, no alcanzaron para que “El Truko” consumara su magia electoral. Ya vendrán los días de las venganzas, los encarcelamientos  y los arrepentimientos.

Por el lado de la Alianza Opositora, la esperada victoria en Aguascalientes de la panista María Teresa Jiménez le confirma a los albiazules uno de sus pocos bastiones. Con 20 puntos de ventaja superó a la morenista Nora Ruvalcaba y será con Chihuahua, Querétaro, Guanajuato y Yucatán de los reductos políticos sobrevivientes para la Alianza Opositora.

En Durango la sorpresa no tan sorprendente la dio Esteban Villegas, una sabia decisión de la Alianza Opositora, que superó a la morenista Marina Vitela por 17 puntos. Por ser una aportación priista, le salva cara al tricolor en esta elección. No alcanzó la visita presidencial de la última semana para cambiarle los colores al Triángulo Dorado.

Sin duda, el partido victorioso de esta contienda es Morena, que suma cuatro estados de los 16 que ya tenía en su poder. Ya acumula 20 de los 32 (22 contando alianzas del PES y Partido Verde). Aplastante.

El partido que se defendió decentemente fue el PAN, pues sus candidatos aliancistas le refrendaron Aguascalientes, y sumado al PRI, también Durango, aunque tendrá que aceptar que le arrebataran Tamaulipas y Quintana Roo. Están en cinco Estados.

Y el PRI es el gran perdedor, al ser despojado de Hidalgo y Oaxaca, para retener solo el control político del Estado de México y de Coahuila, que tendrán elecciones para gobernador en 2023.

Movimiento Ciudadano presume sus dos grandes bastiones: Nuevo León y Jalisco, sin grandes resultados en esta elección, en la que el partido de Dante Delgado se fue en solitario.

Quizás lo mejor de la jornada de ayer domingo fue que, en lo general, se dio sin incidentes graves, en paz y con datos de los resultados preliminares dados a conocer a tiempo por Lorenzo Córdova desde el INE.

Más allá de que desde La Mañanera de hoy se respire un presidencialista olor a triunfalismo morenista, ¿qué dirá Andrés Manuel López Obrador del árbitro electoral, que ayer se desempeñó con excelencia?

Publicidad
Publicidad
Publicidad