FACEBOOK

VISTAS
31 de Octubre del 2019

Medios con dos caras

En la economía, como en la vida, nada es verdad ni es mentira… todo es de acuerdo al cristal del medio a través del que se mira.
La economía va en franca desaceleración. El crecimiento del primer trimestre fue de 3.1 por ciento, el del segundo cayó al 2.0 por ciento y el tercer semestre recién reportado volvió a bajar al 1.9 por ciento. El pronóstico era que el gasto de los consumidores crecería 4.6 por ciento. Los analistas fallaron. Apenas creció al 2.9 por ciento. La inversión empresarial se redujo en el último trimestre 3.5 por ciento, un descenso mayor que la reducción del uno por ciento que se dio el semestre anterior. Y eso obligó ayer al Banco Central a salir a reducir por tercera vez consecutiva las tasas de interés, en un intento por reactivar la economía. ¡Perdón, perdón, perdón! Olvidamos decirles que no estamos hablando de la economía mexicana, ni del gobierno de la Cuarta Transformación. Las cifras que reportamos de decrecimiento económico son las de Estados Unidos, que aún con bajo desempleo y baja inflación, está mostrando signos preocupantes de desaceleración que abonan al pronóstico de que podríamos estar en la ruta de una recesión. Pero algunos medios de comunicación mexicanos son singulares en sus coberturas. El encabezado para esa información de la economía norteamericana fue: “Crece 1.9 por ciento PIB de EU en tercer trimestre”. Si esa misma información la hubiera dado el gobierno de la Cuarta Transformación, no duden que el titular sería: “Cae la economía, se desploma la actividad industrial y consumidores gastan menos”. De hecho ayer mismo, en esos aludidos medios, se dio la noticia del crecimiento económico en México. De acuerdo al INEGI creció un 0.06 por ciento. Pero los reflectores se fueron a difundir la contracción del 0.44 por ciento respecto al mismo lapso del 2018. O sea menos de medio punto menos de un año a otro. De hecho en la misma nota, escondidito, se anuncia que el mejor resultado del trimestre en México fue el de las actividades primarias. Crecieron 3.53 por ciento, para un incremento del 5.35 por ciento anualizado. Esa es la mayor alza de este sector en 20 trimestres, es decir, en cinco años. Si esa cifra se hubiera dado para la economía de Estados Unidos, el encabezado en esos medios habría sido: “Crecimiento récord de economía primaria en 20 trimestres”. Más aún, la información reportada advierte que México registró en el renglón industrial un decremento del 1.82 por ciento anual. Sin duda muy preocupante, pero quizá no tanto como la caída del 3.5 por ciento que se registró en el sector industrial de los Estados Unidos. El doble en puntos de lo que registró nuestro país. No se trata de ocultar los desfiguros económicos ni financieros del gobierno de la Cuarta Transformación, que jugando a la prueba y error sin duda son muchos. La actividad económica está casi paralizada por la contracción extrema del gasto público, la actividad industrial congelada a la espera de mejores vientos y certidumbre, además del todavía incierto manejo del sector energético, que deja mucho que desear. Pero si somos parejos, hay que reflejar que las dificultades económicas vienen también de Estados Unidos, el vecino del que somos el principal socio comercial y cuyas cifras reflejan desaceleración que nos impacta. Usar a algunos medios de comunicación como instrumento propagandístico para hacerle creer a los lectores -que en su mayoría solo leen los titulares- que en Estados Unidos todo va bien y que en México todo va mal, es un acto de abierta manipulación informativa. Y solo viene a refrendar que en la economía, como en la vida, nada es verdad ni es mentira… todo es de acuerdo al cristal del medio a través del que se mira.