20 de abril 2021

26 de febrero 2021

¡Que alguien me explique!

MC: ¿Club de Toby?

La realidad es que Movimiento Ciudadano en Nuevo León se viene manejando al capricho del hijo de quien fuera el presidente nacional del PRD y que lleva el mismo nombre: Agustín Basave

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Movimiento Ciudadano es hoy la más seria posibilidad de una oposición contestataria en México rumbo al 2024.

Con el PRI y el PAN maltrechos por los escándalos de corrupción, desde el caso Emilio Lozoya, pasando por los sobornos en la Reforma Energética, la Estafa Maestra y la Operación Zafiro, el partido naranja es lo poco rescatable en el escenario político nacional.

Su victoria de 2018 en Jalisco, con Enrique Alfaro, le otorgó la primera gubernatura y desde hace poco más de dos años, tras el doble triunfo senatorial de Samuel García e Indira Kempis, se piensa que podría disputar la silla del gobierno de Nuevo León.

Juntos, Jalisco y Nuevo León, podrían crear para Movimiento Ciudadano un trabuco para hacerle contrapeso en la próxima elección presidencial a la aplanadora de Morena.

El problema es que, en los rumbos del Cerro de la Silla, las cosas se están complicando para Movimiento Ciudadano como consecuencia de un Club de Toby que liderea Agustín Basave y que -si no es solapado- al menos lo dejan pasar sin protestar Samuel García y Luis Donaldo Colosio Riojas.

La realidad es que Movimiento Ciudadano en Nuevo León se viene manejando al capricho del hijo de quien fuera el presidente nacional del PRD y que lleva el mismo nombre: Agustín Basave.

Como Coordinador de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, Basave hijo se dio la habilidad para secuestrar las voluntades de Samuel García y de Luis Donaldo Colosio Riojas, quien es socio de su despacho legal.

El conflicto radica en que, despreciando la meritocracia partidista, Basave está dedicado a colocar amigos y amigas sin antecedentes políticos, en las posiciones electorales más codiciadas, incluyendo algunas de las listas plurinominales.

Y frente a lo que se anticipa una revolución interna, si los jerarcas nacionales de Movimiento Ciudadano no hacen algo, es una desbandada que ya anunció sus primeros destellos con dos diputados que abandonaron al partido naranja en menos de dos semanas.

Marco Decanini, emecista de origen, y suplente de Luis Donaldo Colosio Riojas en la diputación local ya desertó y se fue a las filas del PRI.

Y la muy activa Mariela Saldívar, quien en su tiempo entró apadrinada por Fernando Elizondo Barragán cuando fue candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura en 2015, ya se mudó a las filas de Morena.

Sin duda, eso motivó que Blanca Patricia López, una de las coordinadoras nacionales de Mujeres en Movimiento y miembro del Consejo Ciudadano Nacional de Movimiento Ciudadano, presentara de manera individual una denuncia.

Su queja interpuesta ante la Sala Regional Monterrey, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se centra en el cuestionamiento al proceso de selección de candidaturas de Movimiento Ciudadano en Nuevo León, que se discutió el pasado 20 de febrero.

El conflicto principal es que no se dieron a conocer las listas de los candidatos aprobados, porque en el fondo no se quiere mostrar la evidencia de que se pretende premiar a muchos que no lo merecían y que se castigará a quienes de verdad hicieron méritos.

“Afuera están diciendo todo el tiempo que las autoridades los intimidan, que las autoridades tienen secuestradas las instituciones y aquí, ellos dos, tienen secuestrado a Movimiento Ciudadano. Y la prueba es que ellos impusieron candidatos sin decirnos quiénes son esos candidatos a nadie. Sin tomarnos opinión a nadie”.

A quien lo dude, que les pregunten a los legisladores Tábita Ortiz, Arturo de la Garza y Horacio Tijerina, entre otros, si a pesar de todos los méritos de campaña en el Congreso se les dieron posiciones más relevantes para la elección de junio. Si es que les dieron alguna.

O que consulten con la senadora Indira Kempis para preguntarle quiénes participaron en algún cónclave para palomear a quienes mostraran heridas de las batallas libradas contra los opositores.

Quizá, cuando en los próximos días se conozcan las listas, se podrá evaluar quiénes y con qué méritos lograron su nominación. Esa será la prueba de fuego.

Por lo pronto, no sabemos si los votos le alcancen a Samuel García para ser el próximo gobernador de Nuevo León, ni tampoco si existan los ejércitos electorales que el día de la elección le garanticen a Luis Donaldo Colosio la victoria por la que tanto lucha.

Lo que sí sabemos es que, sin duda alguna, Agustín Basave y algunos de sus amigos y amigas, se despacharán como legisladores locales o federales, porque ya se garantizaron las plurinominales. Aunque lo hayan hecho asestando un golpe de Estado hacia el interior de Movimiento Ciudadano.

¿Qué dirán de esto los jerarcas nacionales de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, Enrique Alfaro y Clemente Castañeda? ¿Aceptarán que el partido naranja en Nuevo León se convierta en un Club de Toby y se desperdicie el capital político para el 2024?

Publicidad
Publicidad
Publicidad