FACEBOOK

VISTAS
04 de Junio del 2020

Massimo Modonesi

La radicalización de la 4T se explica por la creciente influencia de un grupo de funcionarios afines al proyecto del socialismo del siglo XXI. Detrás de este punto de vista está un misterioso intelectual marxista.
Es evidente que desde que apareció la pandemia del Coronavirus y la crisis de los precios del petróleo, el presidente Andrés Manuel López Obrador modificó profundamente su discurso. Del conciliador que tendía su mano, el de los abrazos en campaña, el inclusivo que convocó a su gabinete a personalidades de todas las corrientes, pasó a ser un mandatario duro, confrontativo y radical. Ya lo advertimos antes aquí. El inquilino de Palacio Nacional se dio cuenta de que la profunda recesión que se avecina colocó en pausa a la Cuarta Transformación. El camino ortodoxo frente a la crisis sería –como en casi todos los países del planeta- la de un gran rescate nacional fincado en créditos y en consensos. Pero el presidente López Obrador asocia ese rescate al cuestionado Fobaproa. Y no quiere Ernesto Zedillo dos. De ahi nació su cambio de discurso, su redefinición de la ruta y la radicalización de sus posturas, ajenas a las que utilizó como candidato para atraer a una clase media cansada de la corrupción y la impunidad del PRIAN. Aquellos que conocen de cerca el crículo íntimo del inquilino de Palacio Nacional identifican una lista de intelectuales y militantes de Morena, que siempre le exigieron romper con el pasado y crear un nuevo futuro. Y a ellos y a sus tesis les pertenece hoy el oído presidencial. En esa lista se incluyen John Ackerman, Irma Eréndira Sandoval, Rocío Nahle, Bertha Luján, Paco Ignacio Taibo, Pedro Salmerón, Martí Batres, Pedro Miguel, Enrique Duccel y el dominicano Héctor Díaz Polanco. Pero existe un intelectual, italiano de origen, que con sus revolucionarias tesis luce como el mas influyente entre los radicales. Su nombre: Massimo Modonesi. Poco se sabe de su pasado en Italia, solo que es un historiador, sociologo y como él mismo se define, latinoamericanista. Es doctor en Ciencia Políticas de la Univesitrá degli Studi “La Sapienza”, en Roma y doctor en Estudios Latinoamericanos por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, en el nivel II, estudioso de movimientos socio-políticos en México y América Latina y de conceptos y debates marxistas. Es professor de tiempo completo del Centro de Estudios Sociológicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, asi como docente y tutor del Programa de Posgrado en Estudios Latinoamericanos en la UNAM. Su genética intelectual está ligada a la filosofía de Antonio Gramsci, el teórico marxista, político, sociólogo y periodista italiano del siglo pasado, fundador del Partido Comunista Italiano. Encarcelado bajo el regimen fascista de Benito Mussolini, Gramsci escribió amplias tesis sobre el proletariado como fuerza social homogenea y organizada frente a la pequeña burguesía urbana y rural. Modonesi confirma su filia con el fundador del Partido Comunista Italiano, al ser el coordinador de la Asociación Gramsci México y miembro del Comité Directivo de la International Gramsci Society. En el 2001 fue miembro del equipo que con el ingeniero Manuel Pérez Rochafundaron la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, una iniciativa del entonces jefe de gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador. Si alguien quiere asomarse a las tesis gramscianas del intelecutal de los radicales de la Cuarta Transformación, baste revisar sus textos y sus conferencias. En agosto del 2018, en un artículo titulado “México: el gobierno progresista tardío: Alcances y límites de la victoria de AMLO”, el professor italiano dice: “Respecto de los gobiernos progresistas latinoamericanos de las últimas décadas, el horizonte programático de AMLO está dos pasos atrás en términos de ambiciones “antineoliberales”, mientras destaca por la insistencia casi obsesiva en la cuestión moral, en la que precisamente muchos de esos gobiernos naufragaron”. Dos video-conferencias que Modonesi sostuvo en abril dejan en claro su filón: Covid-19, Capitalismo, Izquierda y Crisis Ideológica, y Crisis Orgániga y Hegemonías. ¿Quieren asomarse a su pensamiento y cotejarlo con la nueva visión del presidente López Obrador? “Una cosa es tener una crisis sistémica y otra cosa es tener las condiciones subjetivas para transformarla en una oportunidad para un horizonte anticapitalista o postcapitalista. Y desde la visión de Gramsci, Modonesi plantea fenómenos morbosos por venir. “Si la clase dominante perdió el consenso; es decir, no es mas dirigente, sino unicamente dominante, detentora de la pura fuerza cohercitiva, eso significa que las grandes masas se separaron de las ideologías tradicionales. No creen ya en lo que antres creían…La crisis consiste por tanto que lo viejo muere y lo nuevo no puede nacer…. En este interregnum es donde se desarrollan los fenomenos morbosos mas diversos….” Modonesi presagia el momento de ruptura, la separación de las masas y una época de revolución, como se trasluce en la entrevista presidencial de Epigmenio Ibarra. No se habla de transformación. “Hay un momento de ruptura y hay una seprarción de las masas…. y es cuando se abre una epoca de posible revolución… Qué tanto vemos una crisis del capitalismo, de la globalización, del neoliberalismo, y al mismo tiempo de ver nacer una alternativa sino ademas construirla.” Ya tienen claro, pues, quienes trazan la nueva ruta de la Cuarta Transformación… o de la Segunda Revolución. Son los mismos radicales que se asisten en Venezuela a la sombra de Nicolás Maduro, los que promueven el Instituto Nacional de Formación Política con aulas que llevan el nombre del compañero Hugo Chávez. Los mismos que ya una vez dijeron que “¿Sea como sea, se las metimos doblada, camaradas!....¿lo volverán a hacer?