FACEBOOK

VISTAS
24 de Mayo del 2019

Lozoya y Torres: ¿Principio o fin?

¿La inhabilitación de Emilio Lozoya y Edgar Torres Garrido es el principio o el fin de la judicialización de las irregularidades en Pemex?
Al fin aparecieron por lo menos las cejas de los primeros dos rostros que se presentan como aperitivo en la lucha contra la corrupción en el gobierno de la Cuarta Transformación. El primero, Emilio Lozoya Austin, fue notificado por la Secretaría de la Función Pública de su inhabilitación por 10 años para ocupar cualquier cargo público. El ex director de Pemex, sobre quien pesan justa o injustamente el caso de los sobornos de Odebrecht, la cuestionada compra de Fertinal y la casi duplicación de la deuda de la paraestatal en el sexenio anterior, entra a proceso judicial. Pero la inhabilitación no es por ninguno de esos multimillonarios casos que se mantienen archivados. Oficialmente, es porque Lozoya Austin no reportó dos cuentas bancarias en sus declaraciones patrimoniales. Lo que no queda claro es si ese es el fin de la historia de la judicialización prometida por el fiscal Alejandro Gertz Manero, o es apenas el principio del hilo de donde se estirará jurídicamente la tela de todo lo que está pendiente. El otro caso, muy ligado también a Lozoya Austin en sus tiempos como director de Pemex, es la inhabilitación por 15 años de Edgar Torres, ex director de Fertilizantes de la paraestatal. Más directa la incriminación; se le acusa de la presunta compra de una planta chatarra a Fertinal. Se desconoce si es la de los Ancira y Altos Hornos o la de Fabio Covarrubias. O las dos. La diferencia en castigos con Lozoya Austin es que a Torres se la aplica, además de la inhabilitación, una multa de 620 millones de pesos. ¿Tiene, el que fuera Director de Fertilizantes, la capacidad para pagar esa cantidad, que si ganara 250 mil pesos mensuales equivaldría a 200 años íntegros de su sueldo? ¿Qué pasará si una vez ratificado el castigo, el ex funcionario es incapaz –como seguramente lo será- de cubrir el presunto daño que se le imputa al comprar a precio muy alzado fierros viejos de una empresa quebrada? Quizás el gobierno de la Cuarta Transformación tiene esperanzas de que a Edgar Torres le estén cuajando bien los negocios como nuevo director de inversiones de Makech Capital. Sí, el mismo fondo del que su jefe en Pemex, Emilio Lozoya Austin, es director general. Es decir, fueron socios en el petróleo y ahora están asociados en el fondo de inversión. Pero lo que será más que interesante esperar serán las reacciones de ambos, porque en su momento sus abogados dejaron claro -con sus jefes supremos del pasado- que si no se les cuidaba tendrían que revelar lo que sabían. Traducido al español, si nos dejan solos con el problema encima, no duden de que vamos a dar todos los detalles porque está muy claro que ambos actuaron por órdenes superiores. ¿Qué tan superiores? Eso es lo que está por verse. Por lo pronto una estrella a favor del gobierno del presidente López Obrador quien al menos ya dio una muestra de que si quiere ponerle rostro a su lucha contra la corrupción. ¿Apenas es el principio o ese será un pactado fin?