FACEBOOK

VISTAS
29 de Mayo del 2019

Lozoya, Pemex, Ancira y AHMSA

El Estado mexicano va tras Emilio Lozoya, ex director de Pemex y Alonso Ancira, presidente de Altos Hornos de México. Ambos casos podrían significar lo más emblemático que pueda mostrar el gobierno de la 4T para exhibir el contubernio que se dio entre empresarios y políticos para enriquecerse a costa de las arcas nacionales. Y esto apenas comienza
Si alguien quiere entender la telenovela de la operación para congelar cuentas y girar órdenes de aprehensión contra Emilio Lozoya y Alonso Ancira, no tiene más que asomarse a las cuentas de la Auditoría Superior de la Federación. En sus revisiones del 2015 se exhibe el pago de 54 vuelos en helicóptero de la Torre de Pemex al helipuerto del Grupo Acerero del Norte en la Ciudad de México. Más de un vuelo por semana. En la primera, en Pemex, despachaba como director general Emilio Lozoya Austin; en la segunda, en el corporativo de Altos Hornos de México, despachaba Alonso Ancira. Y ese vínculo estrecho entre los dos personajes pasa presumiblemente por los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y por la compra por parte de Pemex de un montón de fierros chatarra, identificados como Agronitrogenados, pagando un sobreprecio de 450 millones de dólares. Eso lo identificó desde el sexenio anterior el entonces Fiscal Especial contra Delitos Electorales, Santiago Nieto, quien por encontrar el eslabón perdido fue renunciado, al exhibir la cuadratura entre Lozoya, Odebrecht, Ancira y Agronitrogenados. Por eso hoy, ya como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Nieto se apresta a entregarle al gobierno de la 4T los primeros rostros tras las rejas en la lucha anticorrupción prometida por el presidente Andrés Manuel López Obrador. La historia de esas visitas en helicóptero, que apenas cubrían un par de kilómetros de distancia entre Ejército Nacional y Polanco, tiene que ver con la presunción de que Lozoya utilizó a Ancira y a sus empresas para triangular fondos irregulares, incluyendo los famosos sobornos de Odebrecht. Los favores transformaron esa amistad en complicidad. Tanto que el director de Pemex acabó haciéndole el favor al dueño de Altos Hornos, al comprarle en 500 millones de dólares a Agronitrogenados, una empresa de fertilizantes valuada en no más de 50 millones de dólares. El rastreo de los depósitos, las transferencias electrónicas e incluso pagos en efectivo, serán sin duda la materia prima cuando los dos personajes sean sentados en el primer juicio anticorrupción de la 4T. El fiscal Alejandro Gertz Manero cumplió cabalmente su promesa de que en menos de 60 días se judicializaría el caso Odebrecht. Pocos imaginaron que la ruta crítica ya estaba trazada y operándose. Y que desde hace meses, con las pruebas aportadas por Santiago Nieto y la Inteligencia Financiera, se ordenaría la congelación de cuentas de Lozoya y de AHMSA, para girar luego las órdenes de aprehensión. Alonso Ancira ya fue detenido por la Interpol en Mallorca, España. Y desde hace días tiene lugar el proceso de ubicación e inevitable detención de Lozoya Austin. Ambos casos podrían significar lo más emblemático que pueda mostrar el gobierno de la Cuarta Transformación para exhibir el contubernio que se dio entre empresarios y políticos para enriquecerse a costa de las arcas nacionales. Ese contubernio que fue bautizado por el presidente López Obrador como “La Mafia del Poder”. Yo te doy, tú me das; yo te cuido, tú me cuidas. Y este es sin duda apenas el primer capítulo de la primera temporada de una serie de Netflix mejor que la de “El Chapo”. Esperen sorpresas.