16 de mayo 2021

20 de abril 2021

¡Que alguien me explique!

Lo que se juega en Nuevo León

La de Nuevo León no es una elección más en el tablero político nacional. Estamos hablando de una contienda política de una entidad que podría redefinir el contexto político rumbo a la sucesión presidencial del 2024

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Una candidata acusada de militar en una secta, un candidato señalado por proteger judicialmente a un ex gobernador corrupto que fue su jefe, otro candidato exhibido por presuntos vínculos de su familia con un alto capo del narcotráfico…

Así, en frío, parecería que estamos frente al guion de una serie de política-ficción de Netflix. Pero de lo que estamos hablando es de la elección para gobernador de Nuevo León, una de las 15 que tendrán lugar el próximo 6 de junio.

Pero la de Nuevo León no es una elección más en el tablero político nacional. Estamos hablando de una contienda política de una entidad que podría redefinir el contexto político rumbo a la sucesión presidencial del 2024.

Por eso no hay que distraerse en los dimes y diretes que todo candidato trae en su pasado, gris o negro. Lo que hay que evaluar es por qué esa elección, la de Nuevo León, puede ser un parteaguas para el gobierno de la Cuarta Transformación. Y se los diremos en tres lecciones.

I.- CUALQUIERA, MENOS MC

En México, la oposición a Morena y al gobierno de la Cuarta Transformación es prácticamente inexistente. El PRI y el PAN están sometidos al fuego judicial del descrédito por la corrupción rampante de tantos sexenios.

Los casos de Lozoya, Rosario Robles, Ancira, Collado, Romero Deschamps, Cabeza de Vaca, Medina Mora, Lavalle, más los que se acumulen esta semana, dan fe de que la oposición está postrada. Su voto cómplice o silencioso en el caso del presidente de la Corte lo testifica.

Bueno, no toda. Movimiento Ciudadano no aparece en la lista de los que parecen tener cola que les pisen. Mas aún, su líder Dante Delgado fue durante los últimos 12 años, un ferviente apoyo político de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del 2006 y 2012.

Pero la hermandad entre López Obrador y Dante se quebró cuando el primero ordenó la fundación de Morena, y dejó a la vera del camino a todos los que lo apoyaron rumbo a la presidencia en 2012.

Poco daño podría hacerle López Obrador a Movimiento Ciudadano. Pero Dante Delgado, que sí le conoce las entrañas al ahora presidente, sí es un peligro para Morena.

Y eso quedó demostrado en el discurso que el líder de Movimiento Ciudadano dio en el Senado para condenar el albazo “transitorio” de la presidencia de la Suprema Corte.

Pero el punto crucial de la repulsión hacia Movimiento Ciudadano es que, si su candidato Samuel García ganara la gubernatura, haría junto con Jalisco -que ya es de Movimiento Ciudadano y de Enrique Alfaro- una dupla política de auténtica oposición a la Cuarta Transformación.

La triada Dante Delgado, Enrique Alfaro y Samuel García podría acabar por integrar un amenazante frente político rumbo al 2024.

Nuevo León y Jalisco, emecistas, contra la Ciudad de México y el sureste, morenistas. Para un presidente alérgico a la oposición, urge abortar esa posibilidad, que hoy es la mayor amenaza rumbo al 2024.

II.- NUEVO LEÓN APADRINA EL ANTI-MORENISMO

Desde que arrancó el sexenio de López Obrador, Nuevo León se instaló como el epicentro de la oposición más radical contra el gobierno de la Cuarta Transformación.

Y la fachada del llamado Grupo de los 10, que incluye a los hombres de más capital en la entidad industrial y financiera de México, se instaló -de acuerdo a las denuncias del propio inquilino de Palacio Nacional- como el eje conspirativo contra su gobierno.

En Nuevo León nació el hoy silenciado FRENAAA, la única opción abierta y contestataria, aunque en extremo radical, al gobierno lopezobradorista. De Nuevo León son los líderes empresariales que más cuestionan y combaten, abierta o encubiertamente, las acciones de la Cuarta Transformación.

Y hoy el mantra político de esos empresarios es uno: “Para la próxima elección de gobernador, que gane cualquiera, menos la candidata de Morena. No queremos al partido del presidente adueñándose de Nuevo León”.

III.- MEDIOS DE COMUNICACIÓN, ACTORES

Y en medio de este juego de intereses políticos y empresariales, en Nuevo León se instalan las sedes corporativas de los medios tradicionales más influyentes: Grupo Reforma y Milenio, sin dejar fuera a TV Azteca e incluso Televisa, que tienen mucho de su genética histórica en Monterrey.

Pero en el contexto del encontronazo ideológico, algunos medios renunciaron ya a su imparcialidad y decidieron exhibir abiertamente sus simpatías con algún candidato y sus antipatías contra los otros.

Son medios que van de la mano con algunos líderes del sector empresarial, que seis años antes pactaron y encumbraron al “independiente” Jaime Rodríguez “El Bronco”, quien los traicionó a la mitad del camino. Van por la revancha, frente a la amenaza de Morena y de un presidente que los ataca un día sí y el otro también, desde su púlpito de La Mañanera.

Por eso decimos que la de Nuevo León no es una elección de gobernador cualquiera. Por eso, vemos a los candidatos y a sus partidos, jugando a la guerra de lodos.

Den por hecho que, en el contexto de la sucesión presidencial 2024, los ataques y las manipulaciones crecerán y que lo que suceda en Nuevo León no se quedará en Nuevo León.

Publicidad
Publicidad
Publicidad