FACEBOOK

VISTAS
27 de Agosto del 2019

Las 3 últimas de Trump

Asómense a las últimas tres "genialidades" de Donald Trump.
Si tenías alguna duda de que los Estados Unidos es gobernado por un iracundo, megalómano e irresponsable ególatra que no tiene el menor respeto por sus gobernados, mucho menos por el planeta, asómense a las últimas tres genialidades de Donald Trump. I.- Si no me venden Groenlandia, cancelo mi visita a Dinamarca. Criado en el seno de una familia inmobiliaria, el presidente de los Estados Unidos está acostumbrado a vender y a comprar. La vida para él es una permanente transacción en la que todo tiene un precio. Lo que quiere lo compra, y lo que no, lo arrebata. Y eso fue lo que sucedió cuando a unos días de su visita oficial a Dinamarca, el inquilino de la Casa Blanca lanzó la propuesta de comprarle Groenlandia a ese país. Pero aunque ese enorme territorio ártico, rico en minerales y uranio, está bajo la custodia de Dinamarca, es tierra autónoma. Por supuesto que la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, no tardó en responderle: “Groenlandia no está en venta. Groenlandia no es danesa. Groenlandia pertenece a Groenlandia”. Y la ministra remató diciendo que la sola idea le parecía absurda. “Afortunadamente los tiempos en que se compraban y vendían países y poblaciones ya está superado”. La negativa irritó a Trump a tal grado que calificó de “sucias” las declaraciones de la primera ministra. “Así no se le habla a los Estados Unidos. Al menos no conmigo al frente”. El berrinche presidencial acabó con la cancelación de su visita a Dinamarca, programada para el dos de septiembre, donde sería recibido en una gala formal por su majestad Margarita II. Al diablo con la Reina. II.- La economía va excelente, tenemos una deuda récord. Una y otra vez en su permanente campaña por reelegirse en el 2020, Donald Trump presume que la economía norteamericana nunca estuvo mejor que bajo su presidencia. Crecimiento del 3 por ciento, con un bajo nivel de desempleo. Cierto. Pero olvida el mandatario que fabrica sus propias realidades, que ya sonaron –y muy fuerte– las alarmas del déficit presupuestal norteamericano que alcanzará este año los 960 billones de dólares. Casi un trillón de dólares, una cifra jamás vista. Este déficit –que es la diferencia entre lo que el gobierno recauda en impuestos y tarifas y lo que gasta– es 25 por ciento más alto que el de 2018. La apuesta del recorte de impuestos al arranque de su gobierno le falló a Trump. Y este año los ingresos por impuestos se redujeron en 430 billones de dólares más de lo que se había pronosticado cuando se aprobaron los recortes fiscales en beneficio de quienes más ganan. El problema es que la espiral norteamericana de endeudamiento va por su cuarto año consecutivo de incremento récord, un fenómeno que no se veía desde el período 1939-1943. Y los pronósticos apuntan a que se mantendrá así por cuatro años más. ¿Continuamos festejándole sus números alegres a Trump? III.- Soy el Rey de Israel, El Segundo Enviado de Dios Y si creíamos que ya lo habíamos todo con el megalómano de la Casa Blanca, viene Wayne Allyn Root, un ultraconservador comentarista de radio que elogió su política y su diplomacia hacia Israel. Lo hizo después de que Trump alentara al primer ministro Benjamin Netanyahu a impedir la entrada a Israel a Ilhan Omar y Rashida Tlaib, dos congresistas norteamericanas que fueron devueltas a los Estados Unidos. El comentarista calificó a Trump como el Rey de Israel, asegurando que el pueblo judío lo ama porque él es el segundo enviado de Dios, “aunque los judíos americanos no lo sepan, o no les guste”. De inmediato, el presidente norteamericano empleó su Twitter con 63 millones de seguidores de potencia, para repetir sin pudor los absurdos dichos por el comentarista ultraconservador: que él era un rey, el segundo enviado de Dios. Después de ver estas tres joyas de la semana y de ver su otra vez errático comportamiento en las reuniones del G7, ¿alguien tiene dudas de que los Estados Unidos es gobernado por un muy peligroso y soberano ególatra?