FACEBOOK

VISTAS
08 de Noviembre del 2019

La teoría del caos

Para tener la película completa, estamos obligados a volver a recorrer la línea de tiempo de los sucesos que siembran hoy la zozobra en un México inmerso en la teoría del caos.
Lo que sucede hoy en México, sobra decirlo, es en extremo delicado. Si esto no fuera un asunto de la maldita mala suerte, no duden que sería una conspiración. La estela de sucesos que tienen a nuestro país con el Jesús en la boca son una serie de infortunios que ya vienen perfilando la historia de México como Estado fallido. El simplismo en el análisis busca ubicar toda la culpa en las fallidas decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador y su gabinete de la Cuarta Transformación. Eso es torcido. En toda esta trama, dos son los elementos endosables al gobierno de la Cuarta Transformación. Uno, su muy discutible estrategia de “Abrazos, No Balazos” y dos, sin demérito de la lucha contra la corrupción, el abrir tantos frentes simultáneos contra poderosos adversarios que no están mancos. Pero para tener la película completa, estamos obligados a volver a recorrer la línea de tiempo de los sucesos que siembran hoy la zozobra en un México inmerso en la teoría del caos. I.- Abrazos, No Balazos El presidente López Obrador no quiere la confrontación con el crimen organizado. Su política de amor y paz acabó en la estrategia de “Abrazos, No Balazos”. Pero, para muchos, la bondad y la buena voluntad de una sola de las partes no es suficiente para cesar el conflicto. Si ser bueno y sabio fueran suficientes para detener la maldad, Jesucristo nunca habría muerto en la cruz. II.- Abriendo las Cinco Cajas Mientras el gobierno de la Cuarta Transformación decide no enfrentar a los criminales armados, sí se va con todo –por la ruta legal- contra quienes considera que son los presuntos delincuentes que saquearon a México en los últimos sexenios. Y como ya lo analizamos aquí, se abrió no una caja de Pandora, sino cinco de las cajas secretas del viejo sistema. La Caja Chica de AHMSA, manejada por Alonso Ancira; la Caja Grande, que presumen era Caja Libertad, manejada por el abogado Juan Collado; la Caja China de la Estafa Maestra, manejada por Rosario Robles; la Caja Negra de Pemex, con el fin del liderazgo de Carlos Romero Deschamps y el proceso a la familia Lozoya Austin; y la Caja Mágica, la súbita renuncia del magistrado Eduardo Medina Mora, acusado de ser en la Corte uno de los custodios de los intereses del pasado. III.- La rebelión de los Generales El discurso del General Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, censurando la política y el destino del presidente, evidenciaron un quiebre no solo hacia dentro del Ejército, sino entre las Fuerzas Armadas y el Gobierno de la Cuarta Transformación. Existe un ala disciplinada y leal que encabeza el General Secretario, Luis Cresencio Sandoval, y otra de confrontación que viene alentada por altos mandos de sexenios anteriores, que censuran abiertamente la política de “Abrazos, No Balazos”. Y esa inquietud de los uniformados inconfromes, algunos que de administraciones del PRI y del PAN, están hoy aliados con lo que ya se conoce como La Resistencia. IV.- Culiacán y el Estado Fallido Apenas pasó el discurso militar y del conflicto, cuando la visión de que el gobierno de la Cuarta Transformación no levantaba el vuelo en su lucha contra la inseguridad se fortaleció en Culiacán con la liberación de Ovidio Guzmán. El operativo fue exitoso porque lograron penetrar y detener al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, sin que hasta la captura, costara alguna vida. Pero alguien decidió, ya capturado, que lo tenían que liberar y lo que iba a ser un enorme éxito acabó en un sonado fracaso internacional: el crimen organizado doblegó al gobierno y a sus Fuerzas Armadas. V.- La masacre de los LeBarón Todavía no se enfriaba el denso debate sobre Culiacán, cuando la masacre en la que perdieron la vida tres mujeres y seis menores de edad fueron asesinados en una emboscada cruel, salvaje. Salieron de Bavispe, Sonora, el pueblo natal del secretario de Seguridad, Alfonso Durazo. Eran mormones, ciudadanos norteamericanos y muy apreciados entre la comunidad política del Partido Republicano de los Estados Unidos, donde eran benefactores de sus campañas. La fotografía perfecta para lanzar otra historia del Estado fallido al mundo. La liberación del hijo del Chapo aún acaparaba titulares, cuando la masacre de la familia LeBarón se convirtió en la portada de muchos de los principales diarios del mundo y la apertura de los noticieros internacionales de televisión. VI.- Ahí vienen los Marines Con Culiacán primero, pero más firme con la masacre de los LeBarón -ciudadanos norteamericanos- el presidente Donald Trump habló de enviar ayuda a México para combatir a los monstruos del narcotráfico y del crimen organizado. El presidente López Obrador lo rechazó, defendiendo la soberanía. Congresistas republicanos salieron a los medios a exigir que si México no podia proteger a sus ciudadanos, los Estados Unidos estaban obligados a hacerlo. ¿Invasión? Después de todo, dijo el senador Lindsay Graham, Siria es hoy más seguro que algunas regiones de México. El capítulo del Fentanilo está por abrirse como un episodio que nos buscaría calificar como un país terrorista. Viendo así la película completa, con sus seis actos en coincidente secuela, uno puede más que exclamar. Si esto no fuera cosa de la maldita suerte, no duden que sería una conspiración.