FACEBOOK

VISTAS
01 de Mayo del 2020

La Mafia vuelve al Poder

¿Podrían explicarnos cómo fue que el líder de los empresarios de la llamada Mafia del Poder fue ungido como el Constructor en Jefe del gobierno de la 4T?
Carlos Slim vuelve a ser el mega constructor, el beneficiario de una mega obra pública que ahora se le asigna desde el gobierno de la Cuarta Transformación. Su consorcio de infraestructura CICSA construirá el segundo tramo del Tren Maya, que va de Escárcega a Calkiní, en Campeche. El costo: 18 mil 553 millones de pesos. La sorpresa se da después de que el año pasado, en el arranque del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, Slim y su constructora Ideal fueron los más perjudicados con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, en donde el inquilino de Palacio Nacional acusó sobreprecios y corrupción. Es el mismo aeropuerto que diseñó el yerno de Slim. Pero esa es la relación entre López Obrador y Slim, una de amor y odio. De distante cercanía o de cercanía distante. Masoquista para unos, esquizofrénica para otros. Cuando López Obrador fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México, uno de sus proyectos insignia -el rescate del Centro Histórico- fue una mega obra que asumió casi por entero el hombre mas rico de México. Ambos sellaron ahí el respaldo al tabasqueño para la candidatura presidencial del 2006. Pero a la hora de la verdad, después de pasearse con López Obrador y otros personajes del empresariado, la política y la Iglesia en un turibús, Slim acabó dándole la espalda a López Obrador y se alineó a los intereses del PRIAN que instalaba en Los Pinos a Felipe Calderón. Por eso cuando en la antesala de la elección presidencial del 2012 López Obrador publicó su libro “La Mafia Que se Adueñó de México y el 2012”, el quiebre entre el político y el empresario fue total. El ahora presidente reveló los 16 nombres de los empresarios que él consideraba como integrantes de esa mafia. El número uno de la lista era Carlos Slim. En el prólogo del libro se define claro el concepto que de esa mafia acuñada por López Obrador: “La crisis no es de ahora. Se precipitó cuando un grupo de potentados, con la bandera del pillaje neoliberal, se apoderó de las instituciones públicas, los bienes y las riquezas del país. “Esta minoría rapaz es la principal responsable de la actual tragedia nacional: la pobreza y el desempleo, la inseguridad y la violencia, la falta de democracia y la violación cotidiana de los derechos humanos.” Ya en la campaña presidencial del 2018, el candidato de Morena no se cansaba de prometer que instalándose en Palacio Nacional desmantelaría esa que él definió como La Mafia del Poder. Todavía no se cruzaba la banda presidencial, cuando el tabasqueño dio el primer golpe sobre la mesa. Cancelaba en definitiva el aeropuerto de Texcoco, por considerarla una obra faraónica, cotizada a un excesivo sobreprecio. Un nido de corrupción. El principal inversionista y constructor de Texcoco era Slim con la Fibra E de Inbursa y su constructora Ideal. Cancelada la obra se liquidó a todos los involucrados, Slim incluido. El gobierno de la Cuarta Transformación cubrió todas inversiones enterradas, incluidas las de dineros ajenos –de trabajadores- que desde las Afores financiaban la obra. El 6 de enero pasado, el presidente López Obrador sorprendió cuando en La Mañanera dijo sobre los neoliberales y su cancelado aeropuerto de Texcoco: “Tomamos la decisión de no construir el aeropuerto en Texcoco porque se iba a hundir…” Era la primera vez que el presidente insinuaba una cancelación no solo por sobreprecio o corrupción, sino también por fallas estructurales. Y desde el inicio de la pandemia del Coronavirus, el nombre de Slim en La Mañanera es invocado por el presidente López Obrador como filántropo donador de millones de pesos y uno de los donantes en la instalación sanitaria que se montó en el Centro de Convenciones CitiBanamex. Una de las últimas y muy controvertidas obras de la constructora de Slim –la misma CICSA que acaba de ganar el Tren Maya- fue la línea 12 del Metro de la Ciudad de México. Ya inaugurada en el 2017, la llamada Línea de Oro fue suspendida durante meses por errores de diseño, planeación y construcción. Ahí participaron también la constructora ICA y Alstom. Por eso sorprende que la constructora del líder de la llamada Mafia del Poder –bautizada así por el mismo presidente López Obrador- sea hoy la beneficiaria del contrato del Tren Maya, cuando la construcción de su último tren –la Línea 12 del Metro- fue un desastre. Y esa constructora de Slim será la que una ese segundo tramo, con el primero que ya ganó el amigo golfista y constructor favorito de Enrique Peña Nieto. La misma constructora Mota Engil que todavía no termina –con el doble del presupuesto autorizado- la tercera etapa del tren suburbano de Guadalajara. ¿Podrían explicarnos en alguna Mañanera cómo fue que el líder de los empresarios de la llamada Mafia del Poder del PRIAN fue ungido sin pudor como el Constructor en Jefe del gobierno que le tiene declarada la guerra a la corrupción? Si esto fuera un juego de beisbol, el marcador sería contundente: Mafia del Poder 2, Cuarta Transformación 0. A menos que el umpire diga otra cosa.