FACEBOOK

VISTAS
08 de Agosto del 2019

La Mafia de los Partidos

Morena está rebasando al Presidente López Obrador. Pese a las promesas de un recorte del 50 por ciento, el partido en el poder recibirá 1,760 mdp en el 2020
Muy oportuno que el presidente Andrés Manuel López Obrador saliera en su mañanera de ayer a exhortar a los partidos políticos a renunciar al 50 por ciento del presupuesto autorizado para el 2020.    Era necesario, indispensable… pero no fue suficiente.   Y no lo es, porque el principal beneficiario del anuncio del Instituto Nacional Electoral de que los partidos no solo no entran al recorte presupuestal, sino que recibirán todavía más, es Morena.   El partido que abanderó la llegada de la Cuarta Transformación tendrá un presupuesto de mil 760 millones de pesos, casi lo mismo que recibirán el PRI y el PAN juntos. Esos son los números que deja la última elección.   Lo cierto es que luce como una burla nacional el anuncio del INE de que las prerrogativas a los partidos políticos se elevarían para el 2020 un 5 por ciento por encima de las que recibieron este año.   Sobre todo cuando los recortes presupuestales en el gobierno federal se recetan sin miramientos, repetidamente, lo mismo en salud, que en vivienda, educación, cultura, investigación y otros renglones prioritarios.   ¿Acaso es más importante dilapidar el dinero público en fomentar la politiquería de un sistema de partidos en un año no electoral, que apuntalar las deficiencias del sector salud en el que por cierto ya salieron seis ex secretarios a lanzar la voz de alerta por el descuido y el desabasto de medicamentos?   Lo mas lamentable es que la bandera del dispendio en el presupuesto a los partidos fue ondeada en campaña por el entonces candidato de Morena y hoy presidente de la República.   Él mismo puso el ejemplo al no aceptar todas las prerrogativas de la campaña presidencial, prometiendo que cuando se sentara en la Silla del Águila promovería un recorte al 50 por ciento.   Y de nuevo, como en la ampliación de mandato en Baja California con Jaime Bonilla, Morena le da “las contras” a su líder López Obrador. ¿Alguien compra esta especie?   Ni en el caso de Baja California, ni el presupuesto inflado a los partidos, Morena “le hace caso” al presidente. Curiosa “rebeldía” la de una devaluada Yeidckol Polevnsky, que pierde estatura política y moral traicionando el discurso con el que se hicieron del poder.   En Baja California, con una minoría de tres legisladores morenistas, el Congreso opositor le regaló a Morena tres años más de gobierno. ¿Qué fue lo que se negoció que todavía no conocemos?   Ahora el INE, a contrapelo de la promesa presidencial, logra que Hacienda le suelte más dinero que en el 2019 para alimentar la grilla en un año no electoral.    Y Morena, con la presidencia y la mayoría en el Congreso a su favor, afloja y coopera para disfrutar de un presupuesto récord de cinco millones de pesos diarios para su proselitismo.  ¿A cambio de qué?   Y mientras ahí están las estancias, las guarderías, el sistema nacional de salud, la cultura, el deporte y la investigación, con recortes draconianos y sin evaluación ni estrategia.   ¿Saben a que equivalen los 5 mil 336 millones de pesos asignados a los partidos para el 2020?   Pues superan el recorte de 4 mil millones de pesos que le recetó la Cuarta Transformación a la Secretaría de Salud. Y es dos veces la reducción del presupuesto al Conacyt, al que borraron dos mil 500 millones de pesos.   También es dos veces el presupuesto de la Auditoría Superior de la Federación, que ronda los dos mil 300 millones de pesos. O es casi igual al presupuesto de la Suprema Corte de Justicia, que anda en los 4 mil 782 millones de pesos.   Si todavía Morena tiene capacidad de ruborizarse por sus excesos, sus mil 760 millones para el 2020 superan el presupuesto de mil 716 millones de pesos destinado al deporte nacional, a través de la Conade.   O es exactamente el presupuesto que tendrá el Instituto Federal de Telecomunicaciones o tres veces lo destinado a la Comisión Federal de Competencia Económica.   Por eso decimos que el exhorto presidencial en La Mañanera de ayer fue oportuno y necesario, pero no suficiente.    La Mafia de los Partidos –incluyendo el suyo- pasó por encima de una de sus mas caras promesas de campaña. Su partido lo rebasó, igual que en Baja California.