FACEBOOK

VISTAS
23 de Marzo del 2020

La izquierda es la vacuna

O estamos ante un gobierno extremadamente eficiente en su sistema sanitario o estamos frente a una ineficiencia oculta del gobierno para afrontar la crisis.
¿Qué tienen en común México, Venezuela, Cuba y Bolivia? La respuesta inmediata sería que son las cuatro naciones latinoamericanas cuyos gobierno son de izquierda. Al menos Bolivia, con Evo Morales, hasta hace unos meses lo era. Pero bajo la nueva realidad mundial, curiosamente, son las cuatro naciones latinoamericanas –junto con Guatemala- con los menores índices de contagios de Coronavirus. De hecho estos cuatro países, entre los que se incluye el nuestro, figuran entre las naciones que registran los más bajos registros entre todas las naciones del mundo. En esa lista están Afganistán, Bangladesh, Nigeria, Ruanda, Costa de Marfil, Tanzania, Argelia, Marruecos, Vietnam, Kazajistán, Senegal, Camboya, Ucrania, Camerún y Uzbekistán. ¿Creen ustedes que los bajos índices de contagio en esos países se dan por sus estrictas medidas sanitarias o porque no existe un control sobre los casos que se dan, como resultado de que no existe la suficiente aplicación de pruebas, y por lo tanto no se registran? Esto no es una simple apreciación. Las cifras se pueden consultar en Worldometer, (worldometers.info/coronavirus), un sitio que refleja en tiempo real los casos reportados en cada país, con el número de contagios, el número de fallecidos y la incidencia de la pandemia per cápita. Comparado con los 2 casos por cada millón de habitantes que registra México, sus socios comerciales y vecinos geográficos se disparan enormemente. Estados Unidos registra 81 casos por cada millón de habitantes y Canadá 35 contagiados por cada millón de habitantes. Es decir, Estados Unidos tiene 40 veces más contagios per cápita que México y Canadá 17 veces más. Metafóricamente hablando, estamos en un vecindario de tres casas juntas, en la que una misma plaga invadió el vecindario. En la primera casa llamada Canadá, se enfermaron 35; en la casa Estados Unidos se enfermaron 81 y en la casa México solo 2. ¿Curioso, no? Para que tengan una idea del drama global, aunque China fue el epicentro, sus mil 386 millones de habitantes le da para registrar solo 56 contagios por cada millón. Un 25 por ciento menos contagios per cápita que los Estados Unidos. Italia tiene 886 contagios por cada millón de habitantes, contra 611 de España, 286 de Alemania, 222 de Francia, 835 de Suiza y 74 del Reino Unido. En América Latina, Chile registra 33 casos por cada millón de habitantes, contra 30 de Ecuador, 23 en Costa Rica, 10 en Perú, 10 en Dominicana, 8 en Brasil, 5 en Argentina y 4 en Colombia. México, insistimos, solo 2 por cada millón de habitantes. Pero el índice en México no es parejo. Si tratamos a la Ciudad de México como país, tiene 5 casos por cada millón de habitantes; Jalisco alcanza los 4 casos por cada millón y Nuevo León 6.4 casos por cada millón. Curiosa estadística. Si San San Pedro Garza García fuera una nación con un millón de habitantes –tiene 140 mil- su índice de contagio sería de 157, es decir 75 veces el índice de México como país, el doble de los Estados Unidos que registra 81 y cuatro veces más que Canadá, que registra 35. Lo que se asoma en este juego de estadísticas es que viéndose frías, los números no reflejan la realidad. Pero sí dejan ver quienes están enfrentando la crisis con acciones y quienes está dejando pasar la emergencia, en espera de que la naturaleza vuelva a tomar su curso por sí sola. En el caso de México solo hay una de dos opciones. O estamos ante un gobierno extremadamente eficiente en sus sistema sanitario, que tiene un cerco que le ha impedido al virus dispersarse por la nación y por eso el nivel de contagio por millón de habitante se mantiene en solo dos. O estamos frente a una ineficiencia oculta del gobierno para afrontar la crisis, sin la capacidad para aplicar las pruebas que nos den el verdadero termómetro de la pandemia. ¿Qué hacen Tlaxcala, Michoacán o Campeche para no registrar hasta hoy un solo caso? Si la respuesta es que estamos frente a un manejo magistral de la pandemia, la propuesta será sin duda postular al Doctor Hugo López-Gatell como nuevo presidente de la Organización Mundial de la Salud. Y si por el contrario, los bajos índices obedecen a un manejo ineficiente y poco profesional, el gobierno de la Cuarta Transformación tendrá que responderle a los mexicanos y al mundo por la tozudez de su inacción. En menos de un mes lo sabremos. Por lo pronto si nos atenemos a las frías estadísticas, está claro. Si en América Latina eres un país de izquierda, el Coronavirus te hará lo que el aire a Juárez.