24 de julio 2021

21 de julio 2021

¡Que alguien me explique!

La hora del INE

Santiago Nieto anunció que, se turnaron al INE, 12 casos de candidaturas en las que se detectaron movimientos inusuales, que podrían presumir casos de financiamientos ilícitos en las campañas 2021

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Santiago Nieto anunció que se turnaron al Instituto Nacional Electoral (INE) 12 casos de candidaturas en las que se detectaron movimientos inusuales, que podrían presumir casos de financiamientos ilícitos en las campañas 2021.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera cumplió así con la exigencia del INE de revisar las cuentas de unos 12 mil 600 candidatos que participaron en las pasadas elecciones del 6 de junio.

Originalmente, el número de candidatos bajo la lupa eran siete, entre los que se encuentran los de algunas alcaldías de la Ciudad de México, candidatos a diputados federales e incluso candidatos a gubernaturas.

Ése fue el reporte dado a principios de junio, apenas terminada la contienda, y en el que se presumió entre los investigados figurarían Samuel García, por Movimiento Ciudadano para Nuevo León, y Ricardo Gallardo, por el Partido Verde para San Luis Potosí.

Ambos no solo fueron declarados gobernadores electos por los institutos electorales de sus respectivos estados, sino incluso ya fueron recibidos en Palacio Nacional por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Protocolo.

Pero los tiempos de cerrar las investigaciones concluyen esta semana, cuando el INE termine de procesar las investigaciones, no solo de la Unidad de Inteligencia Financiera, sino otras que ya fueron procesadas por las propias instancias de ese organismo autónomo.

Para aquellos que piensen que el hecho de que el presidente López Obrador legitimó a todos los gobernadores electos, solamente por el hecho de haberles concedido audiencia, están equivocados.

La vinculación entre el mandatario y el INE es nula. Son dos instancias separadas, autónomas, que incluso durante el actual gobierno de la Cuarta Transformación están confrontadas, se exhiben antagónicas. Ver el caso del guerrerense Félix Salgado Macedonio y sus excesos de 20 mil pesos.

El inquilino de Palacio Nacional viene cuestionando al organismo que preside Lorenzo Córdova, acusado que opera en favor de los intereses de los conservadores, de los adversarios a él y a su gobierno.

Bajo ese supuesto es que el presidente López Obrador ya redactó una propuesta de iniciativa para modificar las reglas, bajo las cuales todavía hoy se maneja el INE.

Por eso, lo que dictamine esta semana ese organismo sobre los 12 presuntos candidatos investigados, será crucial para ratificar su imparcialidad y su independencia como árbitro electoral.

Existen suficientes pruebas que demuestran -en multitud de candidaturas-, los traspasos, las triangulaciones y los orígenes poco claros de los recursos con los que se financiaron sus campañas.

El modus operandi es complejo y apunta a todo un esquema que podría fincar -más allá del lavado de dinero- la figura de delincuencia organizada, lo que podría culminar en una acción no solo de descalificación de la victoria y nulidad de la elección, sino con consecuencias penales.

También está el caso del pago por fuera a 30 influencers en redes sociales -la mayoría de ellos del Partido Verde- para promover a algún partido político o a algún candidato en particular, trasgrediendo el silencio obligado en la llamada veda electoral.

“El voto es libre y secreto. Y estoy, me siento mal conmigo misma, de hecho, ni siquiera fue una campaña millonaria como dicen por ahí. En realidad, fueron nada más 10 mil pesos. Al menos eso fue lo que se me pagó a mi…”.

De hecho, ayer la Comisión de Fiscalización del INE planteó una multa de 40 millones de pesos al Partido Verde por este caso. A pesar de que se consideró una falta grave, la sanción estipulada sería solo del doble del monto pagado a los influencers. Esta semana, el dictamen será votado en el Pleno del INE.

Pero las indagatorias sobre los candidatos o las ahora ya autoridades electas van más allá del INE. Alcanzan también la Fiscalía General de la República.

En la dependencia que comanda Alejandro Gertz Manero existen, por lo menos, media docena de expedientes sobre presuntas irregularidades de candidatos o de abultadas finanzas familiares, que fueron motivo de serias discusiones entre el titular de la FGR y el presidente López Obrador. En plena campaña.

Sea como fuere, será antes de que concluya esta semana cuando el INE rompa el silencio y se conozcan las conclusiones sobre las investigaciones y sus posibles consecuencias.

Coincidencia o no, entre los casos más prominentes figuran uno de Movimiento Ciudadano y otro del Partido Verde, dos partidos que serían cruciales para concretar mayorías simples o constitucionales en la Cámara de Diputados.

¿Sería por eso que ayer, por segunda ocasión en menos de un mes, el gobernador jalisciense Enrique Alfaro pisó los pasillos de Palacio Nacional?

¿Sería coincidencia que ayer mismo, el gobernador electo por Nuevo León, Samuel García, sostiene un encuentro en Bucareli con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero?

Ojalá que entre las investigaciones hechas por la UIF y por el INE se revele el nombre de un candidato, hoy ya electo, a quien uno de los dos mayores bancos de México le canceló hace dos años sus cuentas, por su incapacidad para probar el origen lícito de sus dineros.

Lo dicho. Es la hora del INE.

Publicidad
Publicidad
Publicidad