FACEBOOK

VISTAS
11 de Julio del 2019

La fortuna de El Chapo

El gobierno de EU estimó la fortuna de Joaquín Guzmán Loera en 12 mil 700 millones de dólares. Si el famoso capo fuera nuevamente incluido en la lista de los millonarios de Forbes, se ubicaría como el tercer hombre más rico de México. Esas son las dimensiones de los intereses contra los que lucha el gobierno mexicano.
Si por el monto de su estimada fortuna Joaquín “El Chapo” Guzmán fuera incluido de nuevo en las listas de los millonarios de Forbes, el famoso capo se ubicaría como el tercer hombre más rico de México. Solo los capitales de Carlos Slim y de Germán Larrea superarían el estimado de la fortuna que la DEA acaba de asignarle a quien es considerado el narcotraficante más poderoso de la historia: 12 mil 700 millones de dólares. La estimación no debe ser gratuita, considerando que esa es la cifra que los fiscales del Distrito Este de Nueva York están solicitando decomisarle al recluido jefe del Cártel de Sinaloa. El monto de la presunta fortuna de “El Chapo” sacudió al  sistema político y financiero mexicano, sobre todo si se compara la cifra que se le atribuía hace apenas 10 años. Cuestión de recordar que durante cuatro años, Guzmán Loera fue incluido oficialmente en las listas de multimillonarios de Forbes, en las que en 2009 ocupó el sitio 701 en el mundo, con una fortuna estimada en mil millones de dólares. El último año en que la revista financiera enlistó al capo fue en 2011. Para entonces había descendido a la posición mil 140 de la lista mundial, con los mismos mil millones de dólares estimados desde 2009. Pero bajo la nueva exigencia de la fiscalía neoyorkina, en donde estamos a unos días de escuchar su sentencia, lo que se demanda es la confiscación de cuentas por 12 mil 700 millones de dólares. Y es de suponerse que si eso es lo que se reclama, es porque existen los documentos suficientes que avalen que El Chapo tienen esa descomunal fortuna depositada en instituciones financieras. Si consideramos que El Chapo inició su Cártel de Sinaloa en 1988, cuando se independizó de sus jefes Héctor Luis “El Güero” Palma y de Miguel Ángel Félix Gallardo, estaríamos hablando de una “empresa” con 30 años de operaciones. Si se dividieran esos presuntos 12 mil 700 millones de dólares entre los 30 años, Guzmán Loera y sus negocios reportarían una utilidad anual neta de 423 millones de dólares, es decir, 1.15 millones de dólares diarios de ganancias ininterrumpidas. En jauja o en crisis. Para entender mejor la dimensión de lo que la fiscalía de Nueva York reclama de El Chapo, es siete veces la fortuna de Roberto Hernández, el ex dueño de Banamex; cinco veces la fortuna de la familia Hank, con Gruma y Banorte incluidos, o 5 mil 300 millones de dólares mayor que la de Alberto Bailleres y su poderoso grupo minero, Palacio de Hierro incluido. O a nivel internacional, Guzmán Loera tendría 4 mil 400 millones de dólares más que el famoso financiero George Soros o más del doble de la fortuna que George Lucas amasó en 40 años de Star Wars. Lo que revela la exigencia de los fiscales neoyorkinos es el descomunal poder financiero de uno solo de los cárteles que operan en México y que hoy ya no es el número uno. Y esa es la fuerza oscura y la dimensión de los intereses financieros contra la que lucha el gobierno mexicano en su hasta ahora frustrado intento por frenar la ola de sangre que vivimos desde el 2006. Y lo que es aún peor, en un país en donde la movilidad social es muy escasa, exhibir la fortuna de El Chapo se convierte en un mal ejemplo para aquellos jóvenes que no ven oportunidades ni educativas sin laborales para aspirar a una vida mejor.