27 de enero 2022

6 de diciembre 2021

¡Que alguien me explique!

La alianza china del Gobernatore

Es una lástima que el gobierno naranja de Samuel García, el que promete un nuevo Nuevo León, debute con una primera licitación -que incluye camiones provenientes de China- que luce tan a modo y tan amañada

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, podría estrenarse con un cuento chino.

Se trataría de una licitación amañada que a alguien dentro del gobierno podría dejarle hartos dividendos personales, en una operación que supera los 100 millones de dólares.

Ahí tienen que, frente a la urgencia de revitalizar el deteriorado transporte urbano de la metrópoli regiomontana, el nuevo gobierno naranja decidió salir a licitar la compra de 900 camiones urbanos. Sin duda, digno de aplauso.

Pero resulta que con iniciativa de Hernán Villarreal, quien se estrena en la Secretaría de Movilidad, sería de esperarse que la compra la hicieran los transportistas, aquellos que tienen bajo su responsabilidad -desde hace años- el sistema metropolitano o incluso promoviendo nuevos jugadores. Pero no.

La licitación la está convocando el gobierno de Samuel García, que comprará los camiones bajo un peculiar sistema de arrendamiento y mantenimiento. Y a su vez, la administración naranja sub-arrendará los vehículos a los camioneros particulares.

Lo curioso del caso es que, apenas están sobre la mesa las bases de esa licitación, cuando se detecta que desde China se podrían estar ya embarcando las primeras 100 unidades.

Es decir, todavía no se sanciona la licitación y ya alguien está tan seguro que ya la ganó, que corrió el riesgo de enviar las primeras unidades para que entren en operación a la brevedad.

La magia de conocer tan anticipadamente el ganador es que la Licitación Pública Internacional Presencial número LPIP/IMA-0012021 está dirigida para que solo puedan comprarse camiones de una empresa que es china: la Foton Motor.

Más a detalle, la especificación de la unidad que se da en la licitación solo la puede cumplir un tipo de camión que es el Foton AUV BJ6136.

Curiosamente, las especificaciones solicitadas del camión licitado son una copia idéntica de la ficha técnica de ese camión fabricado en China.

El empresario que aparece como representante de la empresa china en México es Cuauhtémoc Velázquez, socio mayoritario de LDR Solutions S.A. de CV.

Esta es una empresa involucrada en otras licitaciones a modo, protestadas y amañadas a la largo y ancho de México.

El arrendamiento se promueve que sea operado por la empresa Jet Van Car Rental S.A. de C.V., una financiera china ligada al empresario Velázquez, y que presuntamente estaría dispuesta a firmar condiciones leoninas que ninguna arrendadora nacional estaría dispuesta a aceptar.

Entre esas condiciones, de ese arrendamiento, destacan dos:

Una, que si el proyecto se cancelara un día antes de iniciarse o a la mitad del camino, la arrendadora retira los camiones sin que exista penalización para el gobierno de Nuevo León.

La otra, que si por cualquier razón al gobierno -los transportistas a quienes se les van a sub-arrendar las unidades- no le pagan, solo se cubrirá lo que se recaude sin que exista tampoco algún tipo de penalidad. Así de facilito.

Por supuesto que esas condiciones son inadmisibles para cualquier arrendadora, menos para la china, que por lo visto tiene tantos recursos que está dispuesta a jugársela e incluso perder en el camino.

La sospecha se eleva cuando se les negó a las arrendadoras financieras nacionales hacer propuestas económicas para cubrir solo una parte de las 900 unidades. La orden es que una sola financiera tiene que correr con el riesgo de los 100 millones de dólares.

Todas las arrendadoras -incluidas las locales Value y Banregio- se desanimaron y los curiosos montos y condiciones solo le allanaron el camino a la financiera china, en donde no hay exigencias de evaluar el origen del capital.

Para colmo, desde que la idea de adquirir los 900 camiones fue manifestada por Samuel García, los transportistas pidieron abrir las especificaciones para poder incluir otras marcas y modelos. Se las negaron.

De hecho, se les rechazó la posibilidad de cambiar las especificaciones del motor, que solo puede ser un Cummins L8.

Incluso, al exigir que la transmisión automática de los camiones lleve la pantalla Lumínica, están limitando a que esa transmisión sea marca Allison.

Sobra decir que lo que empezó con el interés de 20 empresas por participar en esta “licitación abierta internacional” ya se redujo a 9 y sin duda, cuando sepan que ya vienen en camino las primeras 100 unidades, se limitará solo a una: la Foton de Cuauhtémoc Velázquez.

Es una lástima que el gobierno naranja de Samuel García, el que promete un nuevo Nuevo León, debute con una primera licitación que luce tan a modo y tan amañada.

Y, sobre todo, que subestime a los transportistas privados que conocen del tema y los arrincone para dejarlos fuera de las decisiones de compra de las unidades, como tampoco negociar las condiciones de la adquisición.

Bajo las nuevas reglas, a partir de este nuevo sistema, los transportistas privados serán títeres al servicio del gobierno estatal.

Habrá que esperar la reacción de los fabricantes mexicanos de camiones -y por supuesto, de los norteamericanos-  quienes tanto ayudaron a Samuel García para lucirse con el exitoso programa de vacunación. ¿Ninguneamos al T-MEC?

Por ahora, son puros cuentos chinos los que nos presentan el Gobernatore naranja y su Fosfo Team.

Publicidad
Publicidad
Publicidad