FACEBOOK

VISTAS
06 de Enero del 2020

Juegos de Guerra

Frente a los escenarios del impeachment y la reelección, Donald Trump necesita jugar a la guerra para mantenerse en el poder.
En 1991, el presidente George Bush padre lanzó la Operación Desert Storm contra Iraq. Fue una declaración de guerra frente a la amenaza de que esa nación invadiera Kuwait, una de las naciones proveedoras de petróleo a los Estado Unidos. Entonces se dijo que Bush padre intentaba elevar su debilitada popularidad en la antesala de su reelección, dado que la economía norteamericana pasaba por un mal momento. La Operación Desert Storm sí elevó sensiblemente esa popularidad, pero no le alcanzó para que los electores optaran por su reelección. Cuatro años más tarde, en diciembre de 1998, el entonces presidente de los Estados Unidos -Bill Clinton- ordenó un bombardeo sobre Iraq en un operativo militar conocido como Operación Desert Fox. Curiosamente, la guerra contra Iraq fue declarada en medio del proceso de impeachment que buscaba expulsar de la Casa Blanca al presidente que mintió en el escandaloso caso sexual de Monica Lewinsky. Tres años después, en marzo del 2003, el presidente George Bush hijo recurrió nuevamente a una acción militar contra Irak. Se acusaba al régimen de Sadam Hussein de poseer cientos de armas de destrucción masiva. Sus opositores lo acusaron de montar una gran mentira para reforzar su imagen en la antesala de la reelección del 2004. Hoy, el presidente Donald Trump vuelve a poner sobre la mesa los Juegos de Guerra. Lo hace atacando sorpresivamente, ahora a Irán, sin solicitar permiso al Congreso norteamericano, asesinando al General Qasem Soleimani, al segundo hombre de poder en ruta a ser el próximo Ayatolah. El presidente Trump volvió a la irracionalidad en su política exterior, como lo viene haciendo desde hace tres años con Corea del Norte, Rusia, China e incluso la Unión Europea, Canadá y México. Con la diferencia de que la locura del inquilino de la Casa Blanca coloca al mundo al borde de una conflagración de enormes proporciones. Y lo hace por las mismas razones que en su momento Reagan y Clinton lo hicieron. Porque necesitan Juegos de Guerra para mantenerse en el poder. Con el agravante de que el presidente Trump enfrenta no una, sino las dos crisis simultáneamente. Tiene un juicio de impeachment que salvar, como Clinton, y una reelección que sacar adelante en noviembre, como los Bush. Si a esas dos crisis políticas se le suma la enorme crisis de personalidad que padece un ególatra y megalómano como Trump, el desenlace será sin duda inesperado, como inesperado fue el asesinato del general iraní. El presidente Trump ya mostró sus primeros signos de autoritarismo, al decidir unilateralmente la acción militar en Irán sin pasar por la autorización del Congreso norteamericano. Y ante el reclamo justificado de los congresistas, que demandan una explicación a tan cuestionable decisión, la respuesta fue resguardar la información del ataque como un asunto de seguridad nacional. Cualquier persona en su sano juicio no puede esperar cometer un asesinato así –que aún que sea justificado, por la forma puede calificarse como un acto terrorista- si sabe que vendrá una respuesta de igual o de mayores proporciones. Porque si de un lado el liderazgo norteamericano está enfermo de megalomanía, del lado iraní los extremismos religiosos entre chiítas y suníes orillan a sus líderes a cometer peores locuras. Por eso hay que preocuparse por el desesperado sonar de los tambores de guerra del presidente Trump. Nadie lo entiende fuera del contexto de salvarse del impeachment y de asegurar a cualquier precio su reelección. Pero ese precio será muy elevado no solo para los Estados Unidos, sino para el mundo entero, si los liderazgos también mesiánicos de aquella nación a la que se le desafió pierden la cabeza. Por lo pronto Irán ya amenazó con venganza extrema frente a la muerte de quien consideraban héroe nacional. Y también abandonó unilateralmente los acuerdos sobre armas nucleares. El drama inevitable de los próximos días será consecuencia de dos poderosos que en sus megalomanías y fundamentalismos se refugiaron en peligrosos y mortales Juegos de Guerra.