24 de julio 2021

21 de junio 2021

¡Que alguien me explique!

Estrategia ‘ATM’

Den por hecho que, bajo la fachada de un cisma tricolor, que le dará al presidente López Obrador y a Morena los votos suficientes en los temas clave, se acabaría consumando la estrategia ATM, Ante Todo Morena

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Andrés Manuel…

Alejandro Moreno…

Alejandro Murat…

Alfredo del Mazo…

Será mera curiosidad, pero las fuerzas políticas tricolores que después de las elecciones están impulsando una alianza del PRI o de una fracción del PRI con Morena, tienen en su nombre las siglas “A” y “M”.

Incluso el nuevo líder del PRI para la bancada de la Cámara de Diputados, el coahuilense Rubén Moreira, también acusa recibo con la “M” bajo registro en su apellido.

Pero más allá de la extraordinaria coincidencia, lo que va quedando claro es que dentro de las filas del PRI existe una estrategia que bien podría ser bautizada como ATM, es decir, Ante Todo Morena.

La negociación con el presidente Andrés Manuel López Obrador y con Morena pasa por la posibilidad de que, un importante bloque de priistas, se sumen a la alianza ya existente entre Morena, el Partido Verde y el PT.

Su objetivo es escalar de la mayoría simple a una mayoría calificada que le dé al inquilino de Palacio Nacional y a Morena el poder suficiente para promover cambios constitucionales.

Por eso insistimos en que pasadas las elecciones del 6 de junio estamos viviendo un periodo de jaloneos, amarres y negociaciones con una pistola cargada sobre la mesa.

Los jaloneos se están dando con la judicialización de algunos procesos, como los expedientes de Samuel García y Movimiento Ciudadano, el debate de la legitimidad de Ricardo Gallardo como el gobernador electo de San Luis Potosí, la fiscalización de los influencers -sobre todo, los Verdes- sin dejar a un lado las amenazas potenciales de que los partidos Verde y Movimiento Ciudadano pierdan el registro por cuestionamientos financieros y de gastos.

Quizás por eso -y por las auditorías a Manuel Velasco, otro líder con la “M” en el nombre- el Partido Verde ya definió su juego al lado de Morena, confirmándolo con una fotografía de sus 44 diputados federales con los 40 del Partido del Trabajo. Funcionó bien la negociación de la pistola cargada sobre la mesa.

Estará por verse el destino que decida Movimiento Ciudadano, negociando hoy el que le dejen sentar en Nuevo León a Samuel García y borrar los presuntos desvíos de recursos del gobierno de Jalisco a la campaña de Nuevo León, e incluso, a los cuarteles nacionales del movimiento naranja. Esa es la negociación inconclusa, con la pistola cargada sobre la mesa.

Si se alinearan Morena, el PT, el Partido Verde y Movimiento Ciudadano -aunque fuera solo para votar lo estratégico, no necesariamente apoyar en todo- sumarían 304 diputados, todavía insuficientes para los 334 que demanda la mayoría calificada para hacer los cambios constitucionales.

Para eso harían falta que se sumaran 30 diputados más, y esos, inevitablemente tendrían que salir de los 71 legisladores priistas. Y es ahí donde aparece la Estrategia ATM, Ante Todo Morena.

Para nadie es un secreto que Alejandro “Alito” Moreno tiene definidas sus filias con Morena, más aún después de que el PRI perdió Campeche.

Y que históricamente dos poderosos gobernadores tricolores, Alejandro Murat y Alfredo del Mazo, figuran entre los favoritos del presidente López Obrador.

Por ello, la instalación del coahuilense Rubén Moreira como el nuevo líder tricolor en la Cámara de Diputados, viene a confirmar que, al menos, un fuerte bloque de priistas podría prometer jugar del lado de Morena a la hora de legislar las cuestiones estratégicas.

Si alguien lo duda, que revise el historial de votaciones en la Cámara de Diputados del ex gobernador de Coahuila, esposo de la secretaria general del PRI, Carolina Viggiano -muy cercana a Miguel Ángel Osorio Chong- para darse cuenta de que ya tienen tiempo del lado de Morena.

Sin duda no será fácil que todo el PRI, como un bloque, se decida a apoyar a Morena, pero bastarán 30 de 71 para que la mayoría calificada se consume.

Den por hecho que, bajo la fachada de un cisma tricolor, que le dará al presidente López Obrador y a Morena los votos suficientes en los temas clave, se acabaría consumando la estrategia ATM, Ante Todo Morena.

¿Y en la acera de enfrente están dormidos? ¿Qué dicen los priistas no morenistas, los panistas y los petistas? Muy pronto lo sabremos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad