FACEBOOK

VISTAS
18 de Junio del 2020

¡En la madre...patria!

El Presidente Andrés Manuel López Obrador abrió, de manera ruda, un expediente lleno de ataques contra España. El mandatario se le fue a la yugular no solo a la empresa de energía Iberdrola, sino a quien fuera el Rey de España, Juan Carlos de Borbón, y al diario El País, abriendo un nuevo frente diplomático.

​“Entre los individuos, como entre las naciones, ​​el respeto al derecho ajeno, es la paz” ​​​​​​​Benito Juárez

  Benito Juárez es sin duda el personaje histórico favorito del presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo admira, intenta emularlo, lo cita constantemente. Su famosa máxima de “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” es una de las mas recurrentes del inquilino de Palacio Nacional. Por eso extrañó que en La Mañanera de ayer miércoles el presidente López Obrador abriera de manera ruda un expediente lleno de ataques contra España. El mandatario se le fue a la yugular no solo a la empresa de energía Iberdrola, sino a quien fuera el Rey de España, Juan Carlos de Borbón, y al diario El País. Iberdrola ya es cliente cotidiano de La Mañanera. Diríamos que es la empresa extranjera que recibe los mayores ataques, porque al presidente le han vendido que le están robando a la CFE y a México. Pero esas suposiciones de que promueven el robo y el saqueo están ficandas con “otros datos”, entre los que se incluye la acusación presidencial –inducida por Manuel Bartlett- de que Iberdrola domina el 50 por ciento de la energía que se genera en México. Falso. La realidad es que la empresa española produce apenas el 15 por ciento de la energía que se consume en nuestro país, lo que la excluye de ser calificada incluso como agente dominante. De toda su producción, el 70 por ciento se la vende a la CFE a precios muy competitivos. Y de la generación restante, surte el 7 por ciento de las exigencies industriales de México. Sin duda que deberán existir asuntos que “planchar” en los acuerdos que se dieron en los sexenios pasados. No dudamos incluso de algunos abusos. Sin dejar a un lado el hecho muy condenable del conflicto de interés de Iberdrola, al contratar los servicios de una ex secretaria de Energía, Georgina Kessel, y al ex presidente Felipe Calderón. Ambos los favorecieron con contratos. Pero de eso a que sean “muy corruptos y muy hipócritas” existe un abismo. Sobre todo cuando al arrancar el sexenio los directivos de Iberdrola entregaron una carta con enormes compromisos para el sexenio. Y en Palacio Nacional se aceptó. En esa misiva prometían invertir 5 mil millones de dólares para fortalecer sus operaciones en 13 estados mexicanos y elevar el número de empleados que hoy redondean los mil 300. Pero ahora el el presidente López Obrador le pone sal a la herida. Y advierte que la empresa española promueve una campaña mediática en su contra. Y compra otro enemigo al lanzar una acusación contra el diario español El País, que desde hace algunas semanas –como otros muchos diarios internacionales- vienen cuestionando las políticas sanitarias y económicas del gobierno de la Cuarta Transformación. Pero la crítica que de plano sacó la pelota del cuadro fue cuando el mandatario mexicano se lanzó a cuestionar el proceso judicial que exoneró al Rey Juan Carlos de España, quien fue involucrado en presuntos ilícitos de corrupción. “El pueblo Español …tiene que cargar con la verguenza de que aun por instrucciones, por órdenes, por instrucción de un juez, debería ser investigado el Rey. El que abdicó al mando y a la corona. Y en un tribunal especial se le exonera. Entonces no hay justicia para todos.Y se habla de una presunta relación de complicidad y luego actos de corrupción”. ¿Acaso no es eso entrometerse en la política interior de una nación hermana, como lo es España? ¿Dónde quedó la máxima del admirado presidente Juárez? Hay quienes advierten que antes de habler habría que recapacitar. Allá en España hasta al Rey lo sientan en el banquillo, en un juicio abierto, aunque luego lo exoneren. Pero aquí en México, y a pesar de las promesas del gobierno de la Cuarta Transformación, ningún presidente ha pasado por alguna Corte, al menos para sufrir la verguenza publica. En España ya desfilaronpor la barandilla no solo el Rey, sino una de las Infantas y su marido. Mientras que aquí en La Mañaneras se repite una y otra vez que ya lo pasado, pasado. No le interesa. Triste que este conflicto con la Madre Patria se de el mismo día en que México es electo como integrante del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, una instancia dedicada a procurar la paz, no a crear conflictos y mucho menos a declarer la guerra. Y peor aún, que se ataquen proyectos de inversión extranjera multimillonarios, cuando ayer nos anunciaron que ya no somos bienvenidos en la lista de los 25 países favoritos para recibir inversión extranjera. Esperemos la reacción diplomática de España, la de la familia Real, la de los empresarios españoles y la del diario El País. Aquí no queda otra máxima sabia que nos impone el desaparecido Juan Gabriel…. ¡Pero qué necesidad, para qué tanto problema!