16 de mayo 2021

16 de abril 2021

¡Que alguien me explique!

Elecciones a golpes

Morena contra Morena. PRI contra PRI. PAN contra PAN. Movimiento Ciudadano contra Movimiento Ciudadano. El “fuego amigo” es abundante en esta contienda de las denuncias y del escándalo

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

El presidente Andrés Manuel López Obrador acusando desde Palacio Nacional al Instituto Nacional Electoral de parcialidad como árbitro electoral…

El candidato de Morena para Guerrero, Félix Salgado Macedonio -acusado de cinco presuntas violaciones a mujeres- está por ahora fuera de la boleta electoral por no reportar al INE sus gastos de precampaña…

El candidato a gobernador por el PRI, Adrián de la Garza, denunciado por presuntas colusiones judiciales con el ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, en la compra de terrenos para construir un Penal…

La candidata de Morena por Nuevo León, Clara Luz Flores, exhibida en un video conversando con Keith Raniere, el líder de la secta NXIVM y condenado a prisión de por vida por tráfico sexual, a quien dijo que no conocía…

El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, puesto contra la pared por la Unidad de Inteligencia Financiera, acusado junto con su familia de enriquecimiento ilícito…

La candidata del PAN a la gubernatura de Chihuahua, María Eugenia Campos, vinculada a proceso por su presunta participación al recibir fondos de una nómina secreta del ex gobernador César Duarte…

El candidato a gobernador de Nuevo León por Movimiento Ciudadano, Samuel García, presuntamente investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera, junto con su padre, acusados de presuntas irregularidades fiscales en procesos de facturación…

El candidato de Morena a gobernador por Michoacán, Raúl Morón, dejado fuera de la boleta por el INE al no reportar sus gastos de precampaña…

Eso son los recuerdos que se pueden enumerar al cumplirse las primeras seis semanas de que arrancó en México el proceso electoral 2021.

Escándalos, más que propuestas. Denuncias, más que diálogos con los electores. Descalificaciones, más que oportunidades de comparar planes de gobierno.

La jornada electoral 2021 es muy sui géneris. Distinta como ninguna porque es una contienda secuestrada por la pandemia del coronavirus, que todavía nos sacude y obliga a la sana distancia.

Fuera de la gran fotografía se quedaron aquellos grandes mítines en los que las banderas, las camisetas, las matracas, y las porras le daban vida, aunque fuera artificial, a la fiesta de los votos.

Lo de hoy son las redes sociales, el pasar a la propuesta Tik Tok en menos de un minuto, la de difundir un mini programa de gobierno en Instagram o la de enviar “fake news” y memes por WhatsApp y Facebook.

Pero los políticos que crecieron soportados en los medios tradicionales no alcanzan a transitar de la política análoga a la digital. Y el que no dé el gran salto se perderá inevitablemente.

Los de la elección 2021 serán tres procesos casi simultáneos. Uno, el de la descalificación por la denuncia. Dos, el de la judicialización para abortar la competencia. Tres, el día de la verdad, el de la elección.

Y en medio de esta oleada de ataques y contraataques, un electorado sorprendido, aturdido, alarmado, porque dicen, de todas las propuestas no se hace una. Y la lucha más intensa no la vemos entre rivales, sino en los desencuentros dentro de los partidos.

Morena contra Morena. PRI contra PRI. PAN contra PAN. Movimiento Ciudadano contra Movimiento Ciudadano. El “fuego amigo” es abundante en esta contienda de las denuncias y del escándalo.

Ojalá que en las siete semanas que faltan para el 6 de junio, los debates públicos en medios y organizaciones obliguen a levantar la mirada hacia propuestas serias y de altura.

Lo único que acertamos a decir es que las confrontaciones y las descalificaciones sepultaron, hasta ahora, cualquier propuesta.

Que el proceso electoral, por la pandemia y las nuevas realidades digitales, es un piso tan resbaloso como volátil que puede incidir por horas en las preferencias electorales.

Y que si no se da un pacto para privilegiar propuestas y diálogos, por encima del lodo y el descrédito a la reputación de los candidatos, la elección 2021 acabará en una auténtica carnicería política.

Dentro de lo que esperamos sea mejor, preparémonos para lo que venga peor. Triste será elegir, no a quien proponga un mejor futuro, sino a quien llegue a la final con menos lodo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad