FACEBOOK

VISTAS
26 de Marzo del 2020

El sistema cruje

Lo que en el arranque del sexenio era un temor,se está cristalizando. El choque entre las dos alas del régimen están en punto de una abierta radicalización, que acabará en una inevitable confrontación. Los técnicos contra los ideólogos históricos.
Lo inevitable parece estar a la vuelta de un tapabocas. El destino está alcanzando a México y a la Cuarta Transformación. Y una crisis política, económica y social amenaza con desestabilizar el proyecto de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Lo que en el arranque del sexenio era un temor,se está cristalizando. El choque entre las dos alas del régimen están en punto de una abierta radicalización, que acabará en una inevitable confrontación. El sistema cruje. En una esquina los técnicos, buscando que la política y la economía frente a la crisis sanitaria tenga un manejo más o menos ortodoxo, como en el resto del mundo. Intentando que el dueño del timón comprenda que la salud y la economía tienen reglas del juego, que se pueden ajustar, pero no ignorar. Que no se debe improvisar a contracorriente. En la otra, los ideólogos históricos que empujan al presidente a romper de raíz con esas reglas, a minimizar la pandemia y a abordar la inevitable crisis económica, destinando los recursos públicos solo a apoyar a los que menos tienen. Bien hecho. Pero al mismo tiempo se desdeña a las pequeñas, medianas y grandes empresas y contrbuyentes que podrían estar muy pronto en el punto de quiebre. A la economía informal, todo el apoyo; a la economía formal, a la que paga impuestos, promesas, nada. Y en medio de todos, una lista de políticos y empresarios oportunistas que buscan complacer, sin cuestionar, el discurso del inquilino de Palacio Nacional. Curioso que sean aquellos, que en las páginas de los libros escritos por el candidato de Morena eran calificados como La Mafia del Poder, los que hoy se acomodan para entregar incienso y mirra a cambio de indulgencias y simpatías. Carlos Slim, el mayor beneficiario del neoliberalismo que tanto desprecia el presidente, donando mil millones de pesos. Será apenas una fracción de lo mucho que ganará con tanto tráfico telefónico que generarán los millones de mexicanos recluídos en sus casas por la cuarentena. Grupo Coppel, hace apenas dos años uno de los enclaves de la resistencia lopezobradorista, financiador del PAN y que vive de cobrar intereses al 70 por ciento a quienes menos tienen y le compran en eterno crédito desde una televisión hasta un refrigerador, congraciándose con un donativo de 50 millones de pesos. Germán Larrea, otro beneficiario del neoliberalismo, el minero contaminador de ríos y el que dejó enterrados a sus pobres mineros en Pasta de Conchos, prometiendo entregar en 10 días un cascarón de hospital en Juchitán, Oaxaca. Pero el presidente López Obrador les dio a todos ellos, a los de su lista negra, su comercial en La Mañanera. Como repartiendo indulgencias a quienes se muestren arrepentidos. Si ese es el juego, vamos pasando la charola de la solidaridad sanitaria a Ovidio “El Chapito” Guzmán o a Nemesio “El Mencho” Oceguera. Sin duda estarían dispuestos a ser más generosos y a dar una dádiva millonaria, a cambio de las debidas indulgencias y su comercial en La Mañanera. Y aquellos líderes de empresa que por años, cuando nada existía, se la jugaron con el presidente López Obrador son relegados. Primero exhibiéndolos, sin aviso previo, con la cancelación del aeropuerto de Texcoco. Y ahora con la arbitraria cancelación de la cervecera Constelation Brands. El amor que tanto les juró el inquilino de Palacio Nacional a los cientos de empresarios que de todo el país acudieron a sus diálogos, buscando un mejor proyecto de nación, quedó sepultado en una cuestionada consulta. Veinticinco mil mexicanos, dos por ciento de un padrón local en Baja California, trastocarán el destino y el bienestar de 110 millones de compatriotas. Los que fueron habilitados como embajadores empresariales están en transición y serán conducidos a la calidad de mártires. Y los demonios, a quienes tanto satanizó, perdonados, ensalzados, a la diestra del Señor. Y si quieren asomarse a la radicalización que tenemos en puerta, cerramos con dos perlas. Una de un gobernador y otra de un secretario de Estado. Ambos abanderados de la Cuarta Transformación. Escuchen la aberración del gobernador poblano, Miguel Barbosa. “…La mayoría (de los contagiados) son gente acomodada, eh.¿Sí lo saben, o no?. Si ustedes son ricos, tienen el riesgo.. si ustedes son pobres no… los pobres estamos inmunes”. Y la otra perla que nos pronostica el rumbo hacia donde vamos nos la regala Víctor Toledo, el Secretario del Medio Ambiente, el de la cancelación de la cervecera, en un artículo publicado el pasado martes en La Jornada. “Esta crisis nos lleva irremediablemente a identificar otro virus mortal que existe en nuestra propia especie: el 1 por ciento que destruye el delicado equilibrio del planeta. Los 500 corporativos, bancos y magnates que lista la revista Forbes. Con ellos será la próxima guerra” Quizás el señor secretario se equivoque. Los mexicanos de Forbes ya están aportando sus donativos y comprando su asiento del perdón en el paraíso de la Cuarta Transformación.