FACEBOOK

VISTAS
11 de Agosto del 2020

El ministro Kors

Directa o indirectamente el que fuera todopoderoso Secretario de Gobernación y jefe de la Seguridad Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto tendrá que pasar a rendir cuentas de una presunta danza oscura de miles de millones de pesos que se dio a su paso por Bucareli.
Miguel Ángel Osorio Chong y su círculo íntimo están cercados por la Fiscalía General de la República. Directa o indirectamente el que fuera todopoderoso Secretario de Gobernación y jefe de la Seguridad Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto tendrá que pasar a rendir cuentas de una presunta danza oscura de miles de millones de pesos que se dio a su paso por Bucareli. Sus dos alfiles políticos y financieros–Jorge Márquez y Frida Martínez- ya están señalados dentro del sistema judicial como los responsables de explicar a donde fueron a parar los dineros de lo que se llamaba “la partida secreta” de Gobernación. Jorge Márquez fue su Oficial Mayor. Era el hombre de todas las confianzas del poderoso Secretario. Por su escritorio no solo pasaban los contratos de seguridad, sino el pago de los acuerdos políticos. Desde la compra del silencio de la CNTE –dinero que era entregado por Luis Miranda- hasta las dádivas a diputados y senadores para lograr apoyos a campañas políticas. Una de esos regalos en efectivo. operados desde Bucareli, queda en evidencia en un audio en el que los entonces senadores panistas Carlos Mendoza Davis y Francisco Domínguez hablaban de millones de pesos en apoyos que presuntamente acordaron con Osorio Chong, a quien se refieren como Kors, en referencia al diseñador Michael –Miguel- Kors. Hoy Mendoza Davis es el gobernador de Baja California Sur y Pancho Domínguez es el gobernador de Querétaro. Oficialmente Osorio Chong desmiente que Márquez figure en la lista de los 14 colaboradores a los que investigan tanto la Secretaría de la Función Pública como la Fiscalía. Pero quienes conocen del caso advierten que el que fuera Oficial Mayor en Bucareli está vinculado a distintas investigaciones. Pero sin duda el caso mas sensible por ahora será el de Frida Martínez Zamora, la Secretaria General de la Policía Federal y que ya venía desde la Oficialía Mayor de Hidalgo cuando Osorio Chong era gobernador de esa entidad. Sus vínculos van mas allá de lo laboral y se extienden a una relación sentimental con Luis Eduardo Osorio Chong, hermano del ex Secretario de Gobernación, con quien se presume procreó un hijo. El conflicto es que desde la Policía Federal y el CISEN, Frida Martínez Zamora era la responsable de acceder a los recursos sin límite y sin necesidad de autorización para emprender “misiones secretas” para el combate al crimen organizado. La mecánica era simple. Desde Bucareli el Secretario de Gobernación decía que necesitaba 200 o 300 millones de pesos porque irían en una “misión especial” contra algún capo del narcotráfico. Y el sigilo obligaba a la secrecía. Al final de la supuesta misión –que nadie podía comprobar si ocurría o no- simplemente se depositaban en un sobre lacrado un listado que “justificaba” en qué se había gastado semejante cantidad. Si acaso unas pocas facturas o comprobantes para vestir el protocolo. Demasiada manga ancha, acusan. Fueron tantas las “misiones especiales”, que se estima que en los seis años del gobierno de Peña Nieto se alcanzaron a sustraer presuntamente unos 20 mil millones de pesos. Sin rendirle cuentas a nadie. Todas endosables al secreto del “sobre lacrado”. ¿Cuánto fue a dar a esas “misiones secretas”? ¿Cuántos de esos miles de millones se desviaron a cuentas personales? Solo el Ministro Kors lo sabe. Eso es precisamente lo que investigan hoy tanto la Secretaría de la Función Pública, la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía General de la República. De qué tamaño fue la manga ancha en Bucareli para sustraer dinero sin rendición de cuentas. Por ahora, entre esas investigaciones y las peticiones de Amparo para impedir la investigación sobre los bienes de su familia mas cercana, Osorio Chong enfrenta una fuerte presión para abandonar la coordinación de la bancada priista en el Senado. La jerarquía y algunos senadores priistas apuntan para entrar a su relevo a la senadora Beatriz Paredes. El Ministro Kors está por ahora muy vulnerable, sometido al fuego amigo y enemigo, pero sobre todo políticamente injugable.