FACEBOOK

VISTAS
11 de Octubre del 2019

El Factor Samuel

En términos políticos y de preferencias electorales, el senador por Movimiento Ciudadano se ha posicionado como una de las figuras más proclives a ocupar la gubernatura de Nuevo León. Su cruzada para destituir al “Bronco” como castigo por las irregularidades de su campaña presidencial parecía inverosímil al principio. Hoy, es el escenario más probable
Nadie apostaba un peso cuando el 30 de enero del 2018 Samuel García inició su cruzada para denunciar los ilícitos electorales de Jaime “El Bronco” Rodríguez, en su sueño guajiro por ser el primer presidente independiente de México. Al entonces diputado por Nuevo León lo tildaban como un oportunista que buscaba aprovechar el escándalo para ganar espacios en los medios de comunicación y en las redes sociales. Pocos apostaban que una iniciativa así, llevada a los máximos tribunales electorales, fuera a tener éxito. La costumbre decía que esas quejas no prosperaban y se morían en el olvido. Pero desde su diputación, primero, y ya desde su victoria como senador por Movimiento Ciudadano, después, Samuel García fue recolectando pruebas, presentando alegatos, abriendo puertas y conquistando adeptos de todos los partidos para la causa anti-Bronco. Los documentos presentados por el legislador naranja fueron validados y se determinó que el gobernador con licencia que soñaba con despachar en Palacio Nacional sí utilizó recursos del gobierno de Nuevo León para su fallida campaña presidencial. Dieciocho meses e innumerables instancias después, Samuel García logró que el Tribunal Federal Electoral dictaminara el delito y exhortara al Congreso de Nuevo León a imponerle una sanción al Bronco. Y el caso, que podría acabar en un conflicto local que provocara la inhabilitación del inculpado y la designación de un gobernador sustituto, se subió a la escena pública nacional. La sorpresiva renuncia del ministro Eduardo Medina Mora, quien le aceptó un recurso de revisión al gobernador inculpado, escaló el caso al debate nacional. Y la imagen de Samuel García se viralizó no solo en los medios tradicionales, sino en las redes sociales que tan bien maneja. De súbito, el senador de apenas 31 años de edad -nació en diciembre de 1987, meses antes de que postularan a Carlos Salinas de Gortari como candidato del PRI a la Presidencia- colocó al Bronco-gobernador contra la pared. En su cuarto informe de esta semana, Jaime Rodríguez Calderón debió aguantar un alud de severas críticas de los jefes de las bancadas de todos los partidos que le reclamaron en vivo el incuestionable y estrepitoso fracaso de su gobierno. El debate hoy no es si el Bronco se va o no. Por la ruta de la sanción e inhabilitación, o porque se le comprueben innumerables actos de corrupción, sus días en Nuevo León parecen estar contados. El debate es quién debe sustituirlo por los dos años que restan del sexenio. El puntero por mérito de campaña es el propio Samuel García, pero también están sobre la mesa los nombres de Ildefonso Guajardo, Jorge Mendoza, Waldo Fernández, Adrián de la Garza, Carlos Salazar y David Noel Ramírez. La última encuesta de Mitofsky advierte que a estas alturas, en una elección abierta, salvo Tatiana Clouthier que fue una estrella clave en la campaña de Andres Manuel López Obrador y quien puntea en las preferencias del electorado de Nuevo León, el político que le sigue con más apoyos es Samuel García. Su estrategia anti-corrupción y anti-Bronco le rindió sus frutos. De hecho, si se diera hoy una elección abierta, Mitofsky reporta que al preguntar si considerarían votar por algún partido, Movimiento Ciudadano alcanzaría un 55.4 por ciento de los votos, contra 52 por ciento de Morena. Un empate técnico. El PAN se queda en 36.3 por ciento, lo que significa que el 63.7 por ciento no considerarían votar por él. Y el PRI se conformaría con un 24.3 por ciento, que indica que el 75.7 por ciento no votarían por el tricolor. La sorpresa es el despunte del senador de Movimiento Ciudadano, quien desde ya se coloca en el futuro inmediato como El Factor Samuel. Y si Movimiento Ciudadano se adueña del gobierno nuevoleonés, sea con el posible interinato o en la elección 2021, se haría del segundo gran estado bajo su control. El otro ya es Jalisco, donde gobierna Enrique Alfaro. Con Morena en Ciudad de México y Movimiento Ciudadano en Jalisco y Nuevo León, el perfil de la presidencial 2024 sería de antología.