FACEBOOK

VISTAS
19 de Diciembre del 2018

Un día por dos McDonalds

El aumento de salario anunciado por el presidente luce como un enorme avance, pero palidece porque termina por ser una medida cosmética
El presidente Andrés Manuel López Obrador de la mano del sector empresarial anunciaron un aumento del 16 por ciento en los salarios mínimos a partir del próximo primero de enero. El mínimo que hasta ahora es de 88.36 pesos diarios pasará a 102.68 pesos. Es el mayor incremento del que se tenga memoria en un solo año. Pero en la frontera norte de México, el salario se duplicará, para pasar a 176.72 pesos diarios. Eso facilitará la retención de mano de obra del lado mexicano, que compite desventajosamente con los trabajos y salarios que hoy pagan en los Estados Unidos 10 veces mas. Sin embargo, lo que en el papel luce como un enorme avance, en la realidad palidece porque termina por ser una medida cosmética. Desde hace años que el salario mínimo es apenas una simple referencia, porque en el mercado formal de empleos el mínimo es inoperante. Muy pocos trabajan por el mínimo. De acuerdo a las cifras oficiales, solo 8 millones de mexicanos laborarían bajo el régimen de salarios mínimos y podrían existir otros 27 millones de trabajadores informales que son explotados bajo el mismo esquema. ¿Alguien en su sano juicio puede creer que un mexicano pueda vivir con poco mas de tres mil pesos mensuales? ¿Qué puede hacer un jefe o jefa de familia para alimentar a dos o tres hijos, además de darles techo, vestido y lo necesario para la escuela? Para que se den idea del poder adquisitivo del nuevo salario mínimo, con un día de trabajo y a precios de hoy se podrán  comprar 4 kilos de arroz…. o 9 kilos de tortilla de maíz….. o tres y medio de frijol….. o tres y medio kilos de huevo, …..o dos kilos de pollo…. o dos kilos de tomate… o dos kilos de azúcar. Si lo vemos contra algo que expresa mas el drama, un trabajador mexicano con su nuevo salario mínimo apenas puede comprarse dos hamburguesas McDonalds, con dos refrescos y sin papas… a menos que los McTrios se pongan en oferta. La disparidad se vuelve increíble cuando conocemos que el salario mínimo por hora en los Estados Unidos es de 7.60 dólares la hora…. Es decir, 152 pesos por hora. Eso significa que el trabajador norteamericano gana en solo una hora un 50 por ciento más que un trabajador mexicano en todo el día. Un día de mínimo para el norteamericano son mil 200 pesos, contra los 102 pesos del mexicano. Si lo volviéramos a medir en McDonalds con refresco, al norteamericano le pagan al día 24 paquetes mientras que al mexicano apenas le alcanzarían dos. Un criminal diferencial del 10 por uno. Por eso el sector empresarial no tuvo otra salida que aceptar la injusta realidad y buscar compensar en algo el nivel de explotación el segmento más desprotegido de la clase trabajadora. Por eso el presidente Andrés Manuel López Obrador propició la iniciativa de anunciar el incremento para dejar en claro que una de sus prioridades será la de proteger el salario de los trabajadores. Por supuesto que el nuevo salario mínimo está todavía muy distante de ser una justa compensación, pero al menos su evolución comienza en el camino correcto en la Cuarta Transformación.