FACEBOOK

VISTAS
17 de Marzo del 2020

Despierta, Presidente

No puede ser que todo el mundo vaya en una dirección frente a la pandemia del Coronavirus y México le apuesta a una ruta distinta.
No puede ser que todo el mundo –sí, literalmente, todo el mundo- vaya en una dirección frente a la pandemia del Coronavirus y México le apuesta a una ruta distinta. Presidente Andrés Manuel López Obrador, como el líder político y moral de nuestra nación, tienes que despertar para asomarte a lo que todos los países y todos los mandatarios del planeta están haciendo para contener la propagación del contagio. Como líder de todos los mexicanos y con el enorme capital político y moral que tienes –ganado a pulso- estás obligado a ponerte al frente de la sociedad. No a un lado ni detrás de ella. Siempre has sido un hombre preocupado por quienes menos tienen, por los desposeídos, por los adultos mayores. Ese es tu gran logro, el de entender una realidad marginada que te llevó a conseguir 33 millones de votos en 2018 para instalarte en Palacio Nacional. Pero también tienes que saber que a quienes más se perjudicaría si no se asume correctamente y a tiempo la emergencia, es precisamente a quienes menos recursos tienen y a los adultos mayores por quienes tanto te preocupas. Son ellos, quienes registran, en todo el planeta, el más alto índice de mortandad a causa de la pandemia. ¿Podrías solicitar un reporte de cuántas pruebas se han aplicado en zonas populares, de turismo extranjero, a donde llegan cruceros, para dimensionar si los números que nos reportan hasta ahora son los reales? ¿Es acaso una casualidad que el 20 por ciento de los casos de todo México estén concentrados en Monterrey, y más concretamente en San Pedro Garza García, donde los recursos económicos de sus ciudadanos sí les permiten hacerse los exámenes para detectar el virus? Respeto la deferencia que le tienes al subsecretario Hugo Lopez-Gatell, quien sin duda tiene excelentes credenciales como científico. Tendrás tus razones. Pero exhibe una absoluta ausencia de sentido común. Es el mismo funcionario que metió al gobierno de la Cuarta Transformación en la crisis de las vacunas, esa que hoy despierta un brote de sarampión en la Ciudad de México. Es el mismo de la crisis no resuelta de los medicamentos contra el cáncer y el VIH. El mismo que ahora tiene secuestrado el tema del Coronavirus con expresiones que insultan al sentido común. Si revisas La Mañanera de hoy, nada se anunció de la suspensión anticipada de clases en todo México. Ni el líder de nuestro país -que eres tú- ni el subsecretario responsable de enfrentar la pandemia, abordaron el tema.
 Absoluto silencio a pesar de que un día antes el secretario Estaban Moctezuma y el propio López-Gatell lo anunciaron conjuntamente. Pero eso sí, por tercera Mañanera consecutiva se mencionó a la Feria de San Marcos. En las dos primeras López-Gatell defendió que no se suspendiera y en la tercera, para decir que ya se suspendió. Pero la decisión no fue por una orden suya, sino del gobernador Martín Orozco. Nada se dijo tampoco de la aberración criminal que significó que el gobierno de la Ciudad de México autorizara la concentración de 65 mil personas en el evento Vive Latino, el único concierto de masas que se dio en todo el mundo en medio de una pandemia que exige distancia social, aislamiento. ¿Pueden más los intereses de un empresario como Alejandro Soberón, de CIE-Ocesa, que la emergencia nacional? Mira lo que el mundo dice de tal irresponsabilidad… Y a contracorriente de la prohibición de reuniones arriba de 50 personas que ya se dictó en todos los países del mundo, aquí se dice que a partir del 23 de marzo se prohibirán concentraciones de mas de 5 mil personas. Eso, aquí y en China, Presidente, es un tumulto. Mas aún, el subsecretario López-Gatell justificó la espera de la Fase Dos para aplicar medidas más radicales bajo el argumento no sanitario, sino económico, de que adelantar cierres de negocios podría lesionar la economía de quienes menos tienen. Desafortunado. Mira lo que sucedió en la mayor economía del mundo…. Y en el colmo de la argumentación falaz, tú bien escuchaste que dijo que sería mejor que a ti, Presidente, te diera Coronavirus, para que de esa manera ya fueras inmune y pudieras abrazar y besar sin preocupación. Presidente, despierta, escucha. No te entregues a lo que te dictan –a contrapelo de lo que el resto del mundo hace- aquellos que tienen secuestrado tu ánimo. Que quienes están más cerca de ti te den un reporte a detalle de todo lo que se está haciendo en el mundo. Países más avanzados y menos avanzados que México, desde Estados Unidos hasta Corea, España, Italia, Reino Unido, Singapur, Perú o Colombia. Todos asumiendo la urgencia de paralizar lo que sea posible, a tiempo, para inhibir el contagio y frenar su propagación. Todos haciendo a un lado cualquier dejo de soberbia para, con humildad, aceptar que somos parte de un planeta en el que lo que dejemos de hacer unos, acabará por dañarnos a todos. Siempre será mejor exagerar buscando evitar que suceda lo peor, a pecar de cautos y despertar para darse cuenta que ya es demasiado tarde para actuar. Despierta, Presidente.