16 de mayo 2021

13 de abril 2021

¡Que alguien me explique!

Democracia, “mis huevos”

Salgado Macedonio se manifestó así ante simpatizantes de Morena en plantón frente al INE, en espera de que defina su situación. Dijo que aprovechará el respaldo que tiene de su partido para desaparecer al actual árbitro electoral

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

Fino como lo es en su léxico y en sus modales, Félix Salgado Macedonio elevó la temperatura de sus ataques contra el Instituto Nacional Electoral y sus siete consejeros.

Y frente a las instalaciones del árbitro electoral, que evalúa si se acepta o no su lugar en la boleta del 6 de junio, el candidato de Morena al gobierno de Guerrero cruzó la frontera de lo institucional para entrar a la amenaza personal.

“Los vamos a hallar a los siete. Los vamos a buscar y vamos a ver a Córdova. ¿No les gustaría saber dónde vive Lorenzo? ¿Sí les gustaría saber dónde vive Lorenzo Córdova? ¿Sí les gustaría saber dónde está su casita de lámina negra, que cuando se llueve, se gotea y moja su cuerpo, cabroncito, ¡Eh!?”.

¿Será consciente Salgado Macedonio de que sus amenazas son una abierta incitación a la violencia, que califican como apología del delito y que cualquier cosa que les suceda a Lorenzo Córdova o a sus consejeros, lo instalará como autor intelectual del delito?

Pero como si la amenaza y la provocación fueran pocas, el personaje apodado “El Toro” y acusado por cinco mujeres de múltiples violaciones, advirtió que no le tocaran los huevos al toro.

“Se equivocan con nosotros. Se picaron el ojo. No vamos a admitir un atropello y que no le rasquen los huevos al toro, porque nos van a encontrar. Tenemos el respaldo del pueblo, somos mayoría”.

Salgado Macedonio se manifestó así ante simpatizantes de Morena en plantón frente al INE, en espera de que defina su situación. Dijo que aprovechará el respaldo que tiene de su partido para desaparecer al actual árbitro electoral.

Ya antes amenazó con que no permitiría las elecciones en Guerrero, si él no aparecía en la boleta, en una abierta amenaza para boicotear la jornada democrática.

Para desgracia, Mario Delgado, el líder nacional de Morena, secundó no solo las amenazas y los improperios del aspirante guerrerense de los buenos modales, sino las del también aspirante sujeto a aprobación para ser candidato de Morena en Michoacán, Raúl Morón.

El jefe de la bancada morenista en la Cámara de Diputados está durmiendo en el plantón que los dos aspirantes tienen frente al INE y que advirtieron que no levantarán hasta que se tome la decisión definitiva.

Pero qué se puede esperar, si desde el púlpito de la “mañanera”, el presidente Andrés Manuel López Obrador viene saliendo no solo en defensa de Salgado Macedonio, en contra del árbitro electoral al que califica de sesgado.

Por eso la rijosidad del aspirante de Morena a la candidatura de Guerrero tiene su mejor ejemplo en el jefe de la Nación, quien ayer en la “mañanera” lanzó una nueva advertencia.

Dijo que si la Oposición le arrebata a su partido la mayoría en el Congreso, no se quedará de brazos cruzados y no será tan fácil que le cambien el presupuesto, pues como presidente ejercería la facultad de veto.

“Por eso nos importa mucho el que las elecciones sean libres y sean limpias. Y no hay ningún problema, si nuestros opositores ganan, ningún problema habría si el pueblo así lo decide. Que si ganan nuestros opositores y tienen mayoría en el Congreso nos van a quitar el presupuesto, no está tan fácil, no es así”.

En el fondo, el mensaje que el presidente López Obrador está enviando a los electores, sobre todo a las mayorías de escasos recursos, es que si Morena no gana, el bloque opositor hará intentos por desaparecer los programas sociales que benefician a millones dentro del gobierno de la Cuarta Transformación.

Lo que subyace detrás de los planteamientos, tanto de Salgado Macedonio como del presidente López Obrador, es una falta de respeto al orden institucional. Las cosas como yo las quiero, si no, no valen.

Es la consumación abierta, sin recato, de aquella famosa frase: “Al diablo con sus instituciones”.

Y está claro que sus correligionarios, como el aspirante a candidato de Morena en Guerrero, con el respaldo del presidente nacional del partido en el poder, la están operando al pie de la letra.

Publicidad
Publicidad
Publicidad