FACEBOOK

VISTAS
17 de Agosto del 2020

Del Dr. Simi al Dr. Slim

Si en la década de los 90 y el arranque del nuevo siglo los gobiernos del PRIAN propiciaron la proliferación de las farmacias del Doctor Simi, está claro que el gobierno de la Cuarta Transformación ya eligió a su nuevo doctor de cabecera: el Doctor Slim.
Será una vacuna que nazca con la demanda garantizada: una o dos dosis por cada mexicano. Será una vacuna universal cuyo costo, pagado por el gobierno mexicano, rondará en los cuatro dólares por cada dosis. Será una vacuna que generará una erogación del Erario Público de entre 600 y mil 200 millones de dólares. Si es así ¿por qué el gobierno de la Cuarta Transformación le está regalando el monopolio en la fabricación y la distribución de esa vacuna, que apenas está en pruebas, a la Fundación Carlos Slim? ¿No fue suficiente que en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari se le entregara a Slim el monopolio de las telecomunicaciones en México, como para que ahora en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador se le entregue el monopolio de lo que será un insumo sanitario estratégico para la nación? Si todo México es ya Territorio Telcel, ¿ahora todo el Covid será Territorio Slim? El anuncio de que la Fundación Carlos Slim concretó una alianza estratégica con el gobierno de Argentina y con los laboratorios Astra-Zéneca se dio la mañana del pasado viernes 14 de agosto. Fue un anuncio oficial, y el epidemiólogo Hugo López Gatell dijo que aunque la vacuna todavía está en la Fase 3 de pruebas, y que será hasta noviembre cuando se tengan los resultados finales, su producción arrancará en el primer semestre del 2021. El científico de cabecera de Palacio Nacional dijo que se podrá tener un escalamiento de producción suficiente para su uso, sí y solo sí se demuestra que es eficaz”. Curioso que en los momentos en que el gobierno de la Cuarta Transformación libra una guerra contra la industria farmaceútica nacional, a la que acusa de acaparamiento en la producción y la distribución de medicamentos, se suba a la narrativa de un monopolio Covid, creado aún antes de que la vacuna esté aprobada. ¿Cuántos cientos de medicamentos ya probados por decenas de laboratorios están esperando desde el 2018 que se les aprueben sus permisos para venta y distribución, y aquí sin que exista todavía la certeza ya le palomearon el visto bueno? ¿Es por tratarse de Carlos Slim? ¿Estamos hablando del mismo Carlos Slim al que el candidato Andrés Manuel López Obrador cuestionaba en sus relaciones político-empresariales con los gobierno del PRIAN y a quien designó como miembro número uno de lo que el ahora inquilino de Palacio Nacional bautizó como la Mafia del Poder? ¿Es el mismo Carlos Slim cuya constructora lideró el tendido de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, misma que fue cerrada un año por deficiencias en su construcción, y a la que ahora le asignaron un importante tramo del Tren Maya? ¿Es el mismo Carlos Slim que también con sus empresas encabezó la construcción del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, al que el presidente López Obrador canceló porque dijo que era un nido de corrupción y negocios oscuros, al que por cierto acabó pagándole una indemnización total de la inversión en un rescate equivalente a un Fobaproa aeroportuario? De acuerdo al anuncio oficial, el aporte de los recursos al proyecto argentino de Astra-Zéneca vendrá de la Fundación Carlos Slim. Es decir, filantropía pura bajo el argumento de que se tendrá acceso inmediato a la vacuna. Pero Arturo Elías Ayub ya declaró que los fondos incorporados al proyecto solo tendrán retorno en caso de que se apruebe el registro sanitario de la vacuna, ya que podrán recuperar los recursos a través de las compras que realicen los gobierno directamente con Astra-Zéneca. Y el mismo yerno del presidente del Grupo Carso reconoció que el tema de la vacuna argentina fue planteado con antelación al gobierno del presidente López Obrador para garantizar el interés de las autoridades, en un pedido importante de dosis. ¿Y si hay una vacuna que salga antes? ¿Y si hay una vacuna que salga a menor precio? ¿Y si la vacuna financiada en parte por la Fundación Carlos Slim se tarda un poco más o no funciona, no podremos negociar desde ahora en el mercado libre con otros compradores? Si en la década de los 90 y el arranque del nuevo siglo los gobiernos del PRIAN propiciaron la proliferación de las farmacias del Doctor Simi, está claro que el gobierno de la Cuarta Transformación ya eligió a su nuevo doctor de cabecera: el Doctor Slim.