FACEBOOK

VISTAS
20 de Abril del 2018

Debate en tres palabras

Si eres ciudadano comprometido date tiempo para ver el domingo a las 8 de la noche el debate de los cinco candidatos presidenciales
Cuando este domingo seamos testigos del primer debate por la presidencia 2018, sin duda las tres palabras que más se escucharán son inseguridad, corrupción e impunidad. Esas son las tres pesadillas de un México que gira en espiral descendente hacia la ingobernabilidad, con una sociedad que pasó ya del desencanto al encabronamiento. En inseguridad, ¿Qué propondrán los candidatos para frenar la ola de sangre que envuelve al país desde finales del sexenio de Fox, en todo la roja administración de Calderón y ahora con cifras récord en el gobierno de Peña Nieto? ¿Qué respuesta se tiene para explicar que en unos cuantos años el principal destino turístico,Cancún, se instaló en la lista de las cinco ciudades en donde sus ciudadanos se sienten más inseguros? ¿Cómo se lo explicamos para no ahuyentar a sus millones de visitantes? ¿Qué mentiras dirá El Bronco para prometer mejorar una seguridad que él se encargó de destruir en Nuevo León, en donde en solo dos años casi desmantela Fuerza Civil, las ejecuciones volvieron a ser el pan de cada día y la lucha de cárteles regresó a las calles? ¿Cómo explicarle a los mexicanos que ya anda de nuevo en circulación, promocionando libros y conferencias, el infausto secretario de seguridad calderonista, Genaro García Luna, cuya estrategia fue cuidarle las espaldas a El Chapo? ¿Hay planes de volverlo a instalar alguno de los candidatos en su gabinete? En corrupción, ¿Qué le decimos a millones de mexicanos sobre la rampante corrupción sexenal en la obra pública exhibida sin pudor con las constructoras Higa, OHL, Aldesa y Mota-Engil? ¿Cómo explicarles que el sexenio prefirió a los constructores extranjeros sobre los nacionales? ¿Cómo justificar darle el diseño del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México a un arquitecto novel, yerno del hombre mas rico de México, quien a su vez se convirtió en el principal constructor de la multimillonaria obra que se edifica no con el riesgo de su dinero, sino de las pensiones de millones de mexicanos que confían en las Afores? Y en impunidad, ¿cómo podrá articular Meade una propuesta creíble, cuando México es el único de los 12 países señalados en los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht sin dar a conocer el final de una investigación oculta y que ya costó la renuncia de un Procurador? ¿Cómo les prometeremos a los mexicanos que ya no habrá Estafas Maestras, ni en Sedesol ni en la Sagarpa, y que por fin se va a frenar la danza de los miles de millones que salen de las arcas nacionales a crear nuevos millonarios, políticos y empresariales? ¿Con qué argumentos justificamos que las grandes aprensiones del sexenio, la de los gobernadores acusados por corrupción, se hicieron en Italia, Guatemala o Panamá, y no en territorio mexicano? ¿Cómo explicar que los todavía huidos no sean capturados? Si eres ciudadano comprometido, buscando ir más allá de lo que dicen los fake news, los memes y las leyendas urbanas, date tiempo para ver el domingo a las 8 de la noche el debate de los cinco candidatos presidenciales. Escucha con detenimiento las propuestas, desecha el ruido y los ataques banales. Observa los rostros y las energías que emanan de cada uno de los que te piden que votes por ellos para ser el jefe de la Nación. De tu evaluación justa, analítica, de fondo, dependerá tu voto. Y con ello la posibilidad de que esas tres palabras –inseguridad, corrupción e impunidad- dejen de ir a la alza  en el diccionario popular del próximo sexenio.