FACEBOOK

VISTAS
29 de Junio del 2018

¡Cuidado cuando voten!

Hay que votar con opinión propia, no pedir prestada la ajena. Porque cuando conozcamos el resultado de la esperada elección, lo que deseamos ver es la suma de voluntades
Una de las reglas de oro de una sana democracia, es que las reglas bajo las cuales los votantes emitan su voto sean sencillas, claras y transparentes. Pero por quién sabe qué absurdos, existe mucha confusión sobre cómo se debe de emitir el voto para presidente y para legisladores. Y la razón es simple y al mismo tiempo compleja. Los candidatos presidenciables, por ejemplo, vienen avalados por una coalición de partidos, pero eso no se refleja en la boleta. Lo que se ve en la boleta no es una coalición, sino repeticiones del mismo nombre en cada uno de los partidos que integran esa coalición que lo postula. El resultado final es que el elector puede optar por cruzar en la boleta a su candidato presidencial por un solo partido, o cruzar a ese mismo candidato en todos los partidos que lo postulan. De cualquier forma es válido. Pero ese sistema no va para los candidatos a senadores, ahí las coaliciones no aplican, por lo que solo se debe cruzar el voto por el candidato y por el partido deseados. Hace seis años, por ejemplo, en Nuevo León fueron anulados 120 mil votos de las senadoras priistas Ivonne Álvarez y Marcela Guerra, porque sus simpatizantes cruzaron mas de un partido,confundidos porque pensaban que al igual que el candidato a gobernador, las priistas iban en alianza con los mismos partidos. Circula un video en el que el árbitro Lorenzo Córdova, presidente del INE, intenta clarificar esa situación. Y lo cierto es que es tan extensa y compleja la buena intención de explicar, que termina por confundir. Lo que Córdova quiso decir, en pocas palabras, es que no se quiebren la cabeza. Solo voten por el candidato de su preferencia, en el logotipo del partido de su preferencia. No tienen que cruzar todos los logotipos de los partidos en donde exista el nombre del candidato.Así de simple. Y eso es igual para candidatos presidenciales, senadores, diputados, gobernadores o alcaldes. Solo crucen el nombre de su candidato, en el partido de su preferencia. Nada más. El otro prietito en la antesala de la elección del próximo domingo es la guerra sucia de las encuestas a modo, manipuladas, filtradas a última hora del miércoles, en los medios de comunicación que se prestaron para ello. Aunque apenas fueran referidas en radio o en televisión, esos números ficticios sirvieron para que los candidatos manipuladores hicieran videos para enviarlos por la red a miles de números de celulares de potenciales electores. No se vayan con la finta de las encuestas. Difícil saber cuáles son reales y cuáles son fake. Y aún las más serias pueden fallar, como sucedió en el Brexit en Gran Bretaña, en Colombia, en España o en la elección norteamericana. Lo único sensato es votar por el candidato, no que alguien diga o les hagan creer que va a ganar, sino por aquel que en su conciencia, cada uno sienta que representa sus intereses, sus ideales y sus aspiraciones. El llamado vale para los llamados indecisos, que en cifras que superan el 20 por ciento, muchos esperan la encuesta final para acabar por apostarle al seguro ganador. Hay que votar con opinión propia, no pedir prestada la ajena. Porque cuando el domingo se cierren las casillas y luego conozcamos el resultado de la esperada elección, lo que deseamos ver es la suma de voluntades que votaron en libertad, no un concierto orquestado desde la manipulación social de las fake news. ¡Cuidado!