FACEBOOK

VISTAS
10 de Septiembre del 2019

El chantaje del Bronco

Para salvarse de la destitución, el gobernador de Nuevo León está dispuesto a lo que sea, incluso a revelar los nombres de quienes financiaron ilegalmente su campaña presidencial.

A pesar de que a no pocos escapa que Jaime Rodríguez Calderón estaría en la antesala de ser expulsado de su silla como gobernador de Nuevo León, el ya no tan popular “Bronco” se muestra confiado de que nada le pasará.

Los analistas más predecibles dicen que eso es porque ya tiene amarrados a los diputados suficientes que se opongan a que se le aplique el castigo de la inhabilitación que obligaría a designar a un interino.

Que su estrategia es la de “aceitar” con favores económicos a los legisladores que le jugarían las contras o, en el peor de los casos, se ausentarían el día de la crucial votación para impedir el quórum necesario para votar el castigo.

Pero ya apareció por ahí una razón más que le da al muy cuestionado gobernador toda la confianza de que personajes de mucho peso lo protegerán para que se sostenga en donde ya es insostenible.

“El Bronco” ya mandó amenazar a prominentes políticos y grandes empresarios que si no le cubren las espaldas, él se va a ver obligado a dar los detalles de quiénes y cómo le patrocinaron su campaña presidencial en un fallido intento por meterle zancadilla a Andrés Manuel López Obrador.

El mensaje principal ya habría llegado hasta España en donde está refugiado el principal instigador de la Bronco- campaña y que lleva por nombre Enrique Peña Nieto.

Jaime Rodríguez Calderón ya le dejó muy en claro al ex presidente que su nombre, junto con el de Luis Videgaray y el de Aurelio Nuño, serían revelados como los encandiladores de que solicitara premiso como gobernador para irse a ser el patiño anti López Obrador en la campaña presidencial del 2018.

Más aun, que el patrocinio de su campaña presidencial se hizo, no con recursos del gobierno de Nuevo León, sino con fondos que desde la presidencia de la República le habrían fondeado su capricho político y el de sus padrinos, quienes  calcularon mal el pobre impacto que tuvo como esquirol del candidato morenista.

El asunto no es menor, si se considera que de confirmarse una revelación así eso podría quebrar el presunto pacto de no agresión que algunos dicen que existe entre el gobierno peñista y el lopezobradorista.

Si en sí misma la llamada Estafa Maestra ya puso en entredicho la supuesta intocabilidad de los secretarios del anterior sexenio –Rosario Robles ya está tras las rejas- el velo de esa protección todavía cubre, hasta hoy, a Peña Nieto y a Videgaray.

¿Se imaginan el escándalo que sería una revelación de que desde la presidencia de la República se habría financiado, con dineros públicos, la bronco aventura presidencial para descarrilar a López Obrador?

El asunto se complica todavía más, porque las amenazas de El Bronco incluyen también el dar cuatro o cinco nombres de padrinos empresariales, personajes grandes del sector privado, que se habrían sumado a alentar y financiar el bronco complot anti AMLO.

Esa lista incluiría un par de capitanes regiomontanos, algún financiero que lo llevaba a sentarse periódicamente con un poderoso jefe priista y un par de empresarios capitalinos que fueron encausados, desde el PRI, para apuntalar con sus chequeras lo que entonces creían era una brillante idea.

Sobra decir que si El Bronco suelta de su ronco pecho esa lista de mega personajes, el gobierno de la Cuarta Transformación estaría obligado de oficio a investigarlos y en su caso someterlos a juicio y buscar una sentencia por la violación a la ley electoral.

Sería una carambola política de tres bandas con la que el presidente Andrés Manuel López Obrador podría decir que él no persiguió a nadie. Que fue El Bronco el que hizo su denuncia de hechos y la fiscalías independientes actuaron en consecuencia.

Por eso es relevante ver el chapulineo que se desató en el Congreso local de Nuevo León en donde morenistas se transformaron en naranjas, priistas se hicieron conversos morenistas, petistas brincaron al priismo y así ad infinitum.

La condiciones se estarían dando para desbancar a El Bronco, pero el gobernador independiente –más cómplice y más sagaz- podría canjear su inmunidad a cambio de entregar en bandeja –como Salomé- las cabezas de de quienes algún día se sintieron los Hércules de la elección presidencial 2018. ¿Lo conseguirá?