FACEBOOK

VISTAS
15 de Agosto del 2019

Bronco: el relevo

Estos son los nombres políticos y empresariales que se perfilan con mayor fuerza para llegar a Palacio de Cantera como gobernador interino:
Corría el año de 1990 cuando al presidente Carlos Salinas se le complicó la elección de gobernador en Guanajuato.   La victoria forzada del priista Ramón Aguirre propició una alianza del panista Vicente Fox y del perredista Porfirio Muñoz Ledo.   El entonces inquilino de Los Pinos no quería un escándalo político en medio de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, así que la decisión salomónica fue anular la elección y designar un interino.   Cuando Salinas y el entonces presidente del PRI, Luis Donaldo Colosio, pensaron en quien podría ser un relevo legítimo, concluyeron que tendría que ser el guanajuatense que más votos hubiera tenido en la última elección.    Y la respuesta fue Carlos Medina Plasencia, el panista que despachaba en ese momento como alcalde de León. Y así fue ungido hasta que vino la nueva elección en la que ganó el también panista Vicente Fox.   Hoy se debate la salida de Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón, el peor y más corrupto gobernador que registra la historia de Nuevo León. Y vaya que algunos de sus antecesores no cantaron mal las rancheras.   El uso indebido de recursos en su fallida campaña presidencial ya le costó una sentencia adversa del Tribunal Electoral que espera la sanción de un Congreso de Nuevo León, listo para sancionar  a quien desacreditó políticamente la marca “independiente”.   Y quizás la pregunta no sea si se va o no, sino quién entraría  entre septiembre y octubre al relevo para concluir el sexenio que termina dentro de dos años. Una posición clave para cuidar al que venga en el 2021.    A la par de las negociaciones entre partidos, que parecen tener ya los arreglos necesarios para votar la destitución, se están dando los acuerdos para buscar el relevo más ad-hoc. Aquí diez posibles interinos en estricto orden alfabético.   Adrián de la Garza.- En su segundo período como alcalde de Monterrey y después de pasar por la Procuraduría del Estado, su perfil lo legitima, aunque al igual que otros preferiría esperar para el 2021 y sentarse seis años.   Bernardo González.- El más joven de los posibles ya tiene la experiencia de un interinato, el de la alcaldía de Monterrey, cuando se atoró la elección del 2018. Venía de la Procuraduría Estatal y en ambas posiciones logró consensos inter-partidistas que lo colocan como jugable.   Carlos Salazar.- El presidente del CCE es una carta apartidista muy fuerte, considerando su enorme prestigio empresarial, su excelente imagen y liderazgo. Ya operó,  además, como jefe del Consejo Nuevo León; conoce la problemática del Estado y tiene sobre todo las simpatías del presidente Andrés Manuel López Obrador.   David Noel Ramírez.- Podría ser un caballo negro impulsado desde una alianza de políticos y empresarios si se atorara la negociación con la partidocracia. Con sus credenciales de ex rector del Tec de Monterrey pocos saben que cuenta con las simpatías del presidente López Obrador.   Francisco Cienfuegos.- El operador político que desde la minoría priista controla al Congreso de Nuevo León puede lograr los acuerdos de los suyos y de los de enfrente para ser relevo natural, aunque sus sueños descansen hoy en ser el próximo alcalde de Monterrey o en una posición del nuevo CEN del PRI.   Ildefonso Guajardo.- El que fuera el exitoso Secretario de Economía y gran renegociador del TLC tiene los méritos suficientes para tener en el interinato una justa recompensa. Sus relaciones en el sector empresarial y su estatura internacional lo ubican entre los favoritos. Pero también piensa en el 2021.   Jorge Mendoza.- Como jefe informal de los priistas, el que fuera diputado y senador está instalado como un poder fáctico de alcance nacional que tiene amplias relaciones con políticos, empresarios y medios. Sería un broche de oro a su carrera política.   Samuel García.- Si asumimos la fórmula Salinas-Guanajuato buscando quién es el que tiene más apoyo en las urnas, el dedo apunta a Samuel García. El senador de Movimiento Ciudadano fue el padre de la demanda electoral que tiene contra la pared al Bronco. La pregunta es si querrá tomar dos años de interino, cuando siente que es el puntero del 2021.   Tatiana Clouthier.- Su trayectoria, su estirpe, su popularidad, su inteligencia, su integridad y su inserción en el gobierno de la 4T ubican a la aguerrida y carismática legisladora morenista como la única mujer calificada para un interinato en el Palacio de Cantera. Sus ilusiones, empero, estarían en el 2021.   Waldo Fernández.- Sería un interino apartidista muy ecuménico, considerando que tiene muy buenas  relaciones con todos los partidos, trae en la sangre DNA del  sector privado, ya despachó en el Palacio de Cantera donde salió confrontado con el que se iría y ahora colabora en Bucareli –en primera fila- con el equipo de la Cuarta Transformación.    Por supuesto que Jaime “El Bronco” Rodríguez no está manco y se defenderá como gato boca arriba. Pero a menos que ocurra un milagro o una poderosísima y financiada negociación, no le alcanzará para evitar la debacle. Vayan haciendo sus apuestas.