FACEBOOK

VISTAS
14 de Junio del 2018

Anaya y la conspiración

Algo no cuadra en la escena política del sprint final de Ricardo Anaya, el candidato de Por México al Frente. Y eso enciende las alarmas, obligando a la especulación que alcanza ya las teorías de la conspiración.

Algo no cuadra en la escena política del sprint final de Ricardo Anaya, el candidato de Por México al Frente. Y eso enciende las alarmas, obligando a la especulación que alcanza ya las teorías de la conspiración.

Primera Evidencia: Dos días antes del tercer y último debate presidencial, el ecuánime José Antonio Meade hizo alusión a los videos del Caso Barreiro, calificando al Joven Maravilla de ser “un vulgar ladrón”.

Con ese aperitivo previo al encuentro de Mérida, las apuestas eran que el candidato priista no-priista tendría todo listo para noquear a quien le disputaba el segundo lugar, para quedar entonces solo en la disputa por la presidencia con el puntero Andrés Manuel López Obrador.

Pero sucedió que Meade pecó de cauto. Su único “ataque” fue el de recordarle a Anaya que era un indiciado, en respuesta a que el candidato de Al Frente por México perseguiría al presidente Enrique Peña Nieto por corrupción.

Primera Hipótesis. Alguien le dijo a Meade que no se ensuciara las manos en el debate. Que se mantuviera frío y ecuánime para que no le cargaran el muerto azul.

Que el caso Anaya-Barreiro estallaría en cualquier momento en los tribunales y que serían las autoridades judiciales mexicanas, españolas o norteamericanas, las que descalificarían al candidato de Al Frente por México.

Segunda Evidencia: Casi en paralelo al debate de Mérida, los dos ex presidentes panistas –Vicente Fox y Felipe Calderón- además de la ex candidata independiente Margarita Zavala, salieron sorpresivamente en defensa de Anaya.

Los otrora renegados de Anaya condenaron las denuncias que otro panista, Ernesto Cordero, depositaba en la PGR, exigiendo la investigación de los videos en los que el hermano de Barreiro revelaba las grandes aportaciones a la campaña del Joven Maravilla.

¿Por qué tres prominentes azules que ya habían crucificado a  Anaya, acusándolo de traidor y de adueñarse por las malas del partido para hacer una alianza política a su medida, ahora salían al paso para defenderlo y apoyarlo?

¿Por qué una Margarita Zavala, que renunció al PAN por lo que llamó actitudes dictatoriales de Anaya y se lanzó como candidata independiente, salía ahora en defensa de el candidato de Por México al Frente?

Segunda Hipótesis: Los tres históricamente más prominentes panistas salieron a defender a Anaya, ante la posibilidad de que el Joven Maravilla sea procesado y obligado a renunciar a su candidatura.

Si eso sucediera, ¿quiénes recogerían el esqueleto azul para revitalizarlo y operar a favor de la causa anti-lopezobradorista?

Con Anaya descalificado, la orfandad del PAN tendría dos padres adoptivos –Fox y Calderón- y una madre adoptiva –Margarita- que recuperarían el control del partido que en su momento los instaló en Los Pinos. Van por la herencia del muerto azul.

Teoría Conspirativa Uno: Los astros se alinean para que en cualquier momento Ricardo Anaya tenga que responder judicialmente por las denuncias del presunto lavado de dinero en el Caso Barreiro, lo que lo dejaría fuera de la contienda.

Teoría Conspirativa Dos: La persecución del llamado “vulgar ladrón” no es sino el reposicionamiento del candidato de Por México al Frente, a quien se le da pasaporte para deslindarse del presidente Enrique Peña Nieto con las amenazas de que lo va a llevar a la cárcel por corrupción, una promesa que no la tiene ni “ya sabes quien”.

¿Habrá tiempo para operar o cuajar la una o la otra? Porque justo hoy se da el silbatazo del distractivo Mundial de Futbol