FACEBOOK

VISTAS
14 de Octubre del 2019

AMLO y el video

La buena relación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador con el empresariado mexicano no se limita a los nombres consolidados de Carlos Slim o Carlos Salazar. También incluye a los productores nacionales de los sectores textil y de calzado, a quiénes les aseguró que recibirán un impulso a través de una política industrial inédita.
La Reunión Anual de Industriales es el evento empresarial más importante de México, que convoca a más de 800 líderes y empresarios. Bajo los auspicios de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), este año se eligió a León, Guanajuato, para ser la sede en la que también se recibiría a la Industrial Transformation Mexico, de la Feria Hannover, en Alemania. Pero los días previos al cónclave empresarial fueron de tensiones. Se corrían las versiones de que el gobierno federal había trazado un plan para eliminar los aranceles a las importaciones de calzado y textiles. Y también que, debido a esa controvertida decisión, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ausentaría de tan importante ocasión. En Palacio Nacional se detectó oportunamente la intranquilidad y el mandatario no vaciló en hacer un video para dejar en claro en dónde se ubicaba su gobierno de la Cuarta Transformación frente a la política industrial y arancelaria. El presidente López Obrador arrancó el video advirtiendo que era un absurdo lo que siempre nos vendieron: que la mejor política industrial es la que no existe. Mentira, hay que tener una política industrial. Y sin preámbulos anunció que su gobierno tiene entre sus prioridades apoyar a los productores de calzado y a la industria textil. Algo que los últimos gobiernos, desde Fox, pasando por Calderón y Peña Nieto, descuidaron. El presidente López Obrador fue enfático: “no se va a abrir de manera indiscriminada al país. Tenemos que cuidar nuestras actividades productivas y estratégicas”. El inquilino de Palacio Nacional quiso acabar de tajo con las especulaciones que presagiaban un retroceso en lo ya negociado para cuidar dos industrias clave, que generan decenas de miles de empleos. “Vamos a mantener siempre una política arancelaria que proteja a las industrias nacionales. Primero es México.” No desconoció el jefe de la Cuarta Transformación que vivimos en un mundo interrelacionado, globalizado, pero advirtió como prioridad cuidar lo nuestro, crear empleos y fortalecer lo económico en México. Para que no se quedara en una simple promesa, dijo que para fortalecer la política industrial está decidió a apoyar no solo con políticas arancelarias, sino con créditos. Y recordó a los líderes industriales que Alfonso Romo, en su calidad de Jefe de la Oficina de la Presidencia, ya tiene instrucciones para promover el otorgamiento de créditos baratos para la industria nacional. Que la Banca de Desarrollo apoye a los industriales nacionales. Y para poner sobre la mesa sus excelentes relaciones con el empresariado, reconoció que los industriales tenían la gran ventaja de contar con un dirigente como Francisco Cervantes, presidente de la Concamin. “Es una gente excepcional, un buen empresario, un buen dirigente, pero sobre todo un ser humano excepcional. No acostumbro a dar cebollazos, siempre digo lo que pienso. Y Francisco me genera, me produce mucha confianza. Es un hombre bueno, en toda la extensión de la palabra”. El mensaje claro, con definiciones de política industrial, pero además humano y cálido, fue suficiente para aquietar a quienes ya veían venir un retroceso en la eliminación de aranceles para importar –indiscriminadamente y en condiciones desiguales- calzado y ropa de China y España, entre otros países. El video del presidente López Obrador ante los líderes industriales reunidos en León vino a confirmar que el mandatario está cerca y atento de quienes producen riqueza y generan empleos. Y que no se tiene que estar de cuerpo presente. Que basta ser claro en el mensaje, para crear un clima que propicie la necesaria y urgente inversión. Ahora, a esperar los resultados.