FACEBOOK

VISTAS
22 de Agosto del 2018

AMLO y el círculo

La imagen difundida sobre la presentación de su llamado círculo íntimo demuestra que los astros están alineados para Andrés Manuel López Obrador
No hay duda de que los astros están alineados para Andrés Manuel López Obrador. Al que lo dude que vea la imagen difundida sobre la presentación de su llamado círculo íntimo, en el que la novedad fue la designación de Lázaro Cárdenas Batel como coordinador de asesores del presidente electo. Pero lo curioso de la escenografía que se montó para la ocasión exhibió las fotografías de tres rostros de próceres mexicanos como los íconos históricos del nuevo gobierno: Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas. La imagen de Juárez era obligada. Es la del ejemplo que López Obrador busca imitar, como el promotor de la primera transformación en la que se consumó la separación de la Iglesia del Estado. Pero también llama la atención la fotografía ubicada a la derecha, mostrando el rostro de Madero, el prócer de la Revolución. Un hombre acaudalado, un idealista, quien también alcanzó la presidencia para gestar la segunda transformación, al romper la dictadura porfirista, cabalgando en los ideales democráticos del sufragio efectivo y la no-reelección. Curiosamente el hombre a la derecha de López Obrador era Alfonso Romo, el empresario regiomontano quien desde el 2010 acompaña al tabasqueño en su cruzada por el nuevo México. Pocos saben, sin embargo, que el segundo apellido de Romo es Garza-Madero y que essobrino bisnieto de Francisco I. Madero. La abuela de Romo fue hija de Gustavo Madero,hermano del presidente-mártir de la Revolución. Y coincidencia o no, a la izquierda de López Obrador se ubicó a Lázaro Cárdenas Batel, nieto Lázaro Cárdenas del Río, el padre de la tercera transformación. La de la socialización de México. El ex gobernador de Michoacán es hijo de Lázaro Cárdenas Solórzano, quien en 1988 rompiera con el PRI para fundar con Porfirio Muñoz Ledo la llamada Corriente Democrática, que luego se transformaría en el PRD. Es decir, un empresario social a la derecha –no solo del corte idealista, sino consanguíneo de Madero. Y a la izquierda un político de rostro social, consanguíneo de Tata Cárdenas. La otra sorpresa en el anuncio del círculo íntimo de la nueva presidencia lopezobradorista fue la designación de César Yáñez como Director General de Política y Gobierno. El más fiel de todos los escuderos del presidente electo, el hombre que en todas las batallas aparece como el custodio de su sombra, tiene un nuevo rol político. Es una responsabilidad que va más allá de las tareas que solía tener como encargado de la comunicación de Andrés Manuel. Esa nueva posición es un reconocimiento del presidente electo no solo a la capacidad de César Yáñez, sino a la lealtad que por muchos años –en las malas y en las peores-  le demostró con creces el ahora designado Coordinación General de Política y Gobierno, quien tendrá a Leticia Ramírez como su responsable en la Atención Ciudadana. Por eso en la Coordinación General de Comunicación Social designó al periodista Jesús Ramírez Cuellar, director del periódico Regeneración, el órgano oficial de Morena y como responsable de la Estrategia Digital nombró a Raymundo Artis Espriú. Alejandro Esquer Verdugo será su secretario particular y en la llamada ayudantía de seguridad que reemplaza al Estado Mayor presidencial reiteró la designación de Daniel Asaf. Anunciado lo anterior, son tres las mayores interrogantes que se subsisten sobre el nuevo gabinete. ¿Alguien sabe ya quien va a ser el Secretario de la Defensa y quien el Secretario de Marina? ¿Y el Fiscal?