24 de abril 2018

¡Que alguien me explique!

Alerta en el Círculo Rojo

El llamado Círculo Rojo es aquella amalgama de personajes de la política, de negocios, mediática o social que por su liderazgo tienen la capacidad de crear y diseminar entre la sociedad estilos de hacer y de pensar.

Por Ramón Alberto Garza

COMPARTE ESTA HISTORIA

El llamado Círculo Rojo es aquella amalgama de personajes de la política, de negocios, mediática o social que por su liderazgo tienen la capacidad de crear y diseminar entre la sociedad estilos de hacer y de pensar.

En un lenguaje más común, son las llamada élites que,  como en cualquier país, buscan -a través de los llamados “influencers”- hacer valer sus visiones por encima del llamado Círculo Verde, que son las mayorías populares.

Por lo general la razón que se impone en los grandes debates nacionales suele ser la de ese Círculo Rojo. Tienen los medios, los recursos económicos y la influencia para hacerlo.

Aunque a la hora de la democracia, cuando el voto es el que manda, el Círculo Verde es el que decide.

Por eso es interesante el ejercicio que el Grupo Reforma hizo el mismo día del debate, en el que consultó a 903 líderes que calificaría dentro del Círculo Rojo, aunque solo fuera en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Para el 68 por ciento de ellos, Ricardo Anaya ganó el primer debate. Y el 50 por ciento de los mismos dice que Andrés Manuel López Obrador lo perdió. Eso es lo que ellos ven o lo que quieren hacernos creer.

Pero los focos rojos se encienden cuando apenas el 9 por ciento dice que José Antonio Meade ganó el debate, muy por debajo del 16 por ciento que le da el triunfo a López Obrador.

Y la cosa se pone peor, cuando el 21 por ciento le endosa a Meade ser el perdedor del debate, el segundo número más alto, solo abajo de López Obrador.

Lo que ese Círculo Rojo vio, quiso ver o quiere que veamos es claro: Anaya mejora en su posición, López Obrador empeora. Para ellos, Meade ya no pinta. Ni para bien ni para mal.

Para colmo, el 47 por ciento de ellos dice que Jaime Rodríguez los sorprendió y el 40 por ciento dicen que después de ver e debate mejoró su opinión de “El Bronco”.

Para traducir estos números en una estrategia de campaña de lo que el llamado Círculo Rojo quisiera que suceda o que les compremos, es decir que la elección ya se cerró  entre dos: López Obrador y Anaya.

A Meade lo dan por descalificado y ven a El Bronco en crecimiento, como una alternativa que pueda sumarle a Anaya, si para junio todavía no le alcanza al queretano para derrotar al tabasqueño.

A Margarita la ningunean, colocándola como la que más los decepcionó -38 por ciento- y cuya imagen más empeoró -44 por ciento. ¿La descalifican porque a diferencia de El Bronco, jamás aceptaría una alianza con Anaya, y por el contrario,le quitaría votos útiles?

Lo que intentamos poner en claro es que al menos de aquí al 20 de mayo en que viene el próximo debate, el juego del  Círculo Rojo será el de cerrar la contienda entre López Obrador en una esquina, con Anaya y su escudero Bronco en la otra.

Veremos si las encuestas post-debate que se levanten –las serias, no las patrocinadas ni las de Facebook- confirman esta tesis.

Y si los ejes Videgaray-Meade y Calderón-Margarita se quedan con los brazos cruzados frente a la embestida roja.

Por ahora el titular que se buscará, tras las encuestas post-debate, será: “Repunta Anaya tras debate; AMLO retrocede (o se estanca).

Publicidad
Publicidad
Publicidad