FACEBOOK

VISTAS
01 de Marzo del 2019

Abogada cuerno de chivo

Con prácticas estridentes, amenazantes e intimidatorias, Susana Prieto Terrazas trae en jaque a decenas de empresas en la frontera con su movimiento “20/32”
Hace días se presentó a las puertas de una corporación de Nuevo León una mujer escoltada por hombres que portaban armas de alto calibre, cuernos de chivo. Dijo ser Susana Prieto Terrazas, la abogada que trae en jaque a decenas de empresas en la frontera y que está convertida en el dolor de cabeza laboral del gobierno de la Cuarta Transformación. Sus prácticas son estridentes, a voz alzada, amenazantes, e incluso se hace acompañar de hombres armados para intimidar a los directivos de las plantas que son su objetivo. Aprovechando el enfoque social del nuevo gobierno, la abogada Prieto Terrazas creó un movimiento bautizado como “20/32”, que busca conseguir aumentos salariales del 20 por ciento y bonos anuales de 32 mil pesos para los trabajadores sindicalizados. Esto, a pesar de que en México el mes pasado el salario mínimo aumentó en un 16%. Su pista de despegue fue la fronteriza ciudad de Matamoros, en Tamaulipas, donde eligió a embotelladoras filiales de Arca Continental como sus primeras víctimas. Y desató una ola de huelgas y paros que ya contaminaron otras maquiladoras como Foxconn, Eaton, Adc y Lexmark. La parálisis de las autoridades laborales estatales y federales, mezclada con la excesiva cobertura mediática, ya convirtieron a la abogada Prieto Terrazas en una “rockstar” de las huelgas. Está crecida, mesiánica. Y el efecto dominó se siente ya en otras ciudades como Ciudad Juárez, en Chihuahua, Ciudad Victoria, la capital tamaulipeca y podría concretar pronto su debut en Monterrey, la capital industrial de México, a donde acudió amenazante esta semana, acicateando sindicatos que abonen a su causa. Es, no solo lamentable, sino criminal, que ninguna autoridad le ponga un hasta aquí a esta abogada que, documentado está, tiene años viviendo de interponer miles de demandas laborales contra maquiladoras que operan en la frontera. Pero lo que solía ser una práctica legal a la que tiene todo el derecho, se transformó en un violento movimiento que promete a inocentes trabajadores lo que no se puede cumplir. Y mientras, ella los engaña cobrándoles igualas económicas, bajo la promesa de que ella sí les va a conseguir los salarios que jamás imaginaron. Lo que no les dice, es que son salarios que las empresas jamás podrán pagar. Primero cierran las que son nacionales, o huyen de México las que son maquiladoras y eligieron a nuestro país, entre muchas cosas, por el decoroso clima laboral que se presumía. Y el efecto lógico de las prácticas de la abogada Prieto Terrazas será no solo que las amenazas de paros y huelgas cundan por todo el territorio nacional. Ya verán que si no se les pone un alto a esta incipiente, pero preocupante crisis laboral, aparecerán otros mesiánicos líderes sindicales queriendo imitar el modelo que ya tiene contra la pared a 37 maquiladoras de la frontera de Tamaulipas. En la década de los 70 y los 80 México se convulsionó con oleadas de paros y huelgas locas que trastocaron el entorno laboral, dificultando o encareciendo la creación de empleos. A partir de los 90 y hasta ahora, a lo largo de casi tres décadas, las huelgas fueron reemplazadas por negociaciones sobre la mesa, sin sobresaltos, atendiendo a la productividad de los trabajadores y a la situación financiera de las empresas. Por el bien de México y por la confianza en el gobierno de la Cuarta Transformación se debe meter en cintura a instigadores disfrazados de abogados, como Susana Prieto Terrazas. Si no se hace, pronto las imágenes de sus violentos desplantes se imprimirán en medios de todo el mundo e inevitablemente las empresas que planeaban instalarse en nuestro país preferirán mejores y mas tranquilos destinos.