FACEBOOK

VISTAS
07 de Noviembre del 2019

El vínculo NXIVM-LeBarón

Fuentes cercanas al asunto dijeron al periodista de investigación Frank Parlato que hay indicios claros de una amplia relación entre el culto de Keith Raniere y la familia mormona que perdió a nueve miembros en el asesinato masivo de Bavispe, Sonora del pasado lunes.

Frank Parlato, el periodista de investigación que ha realizado la cobertura más extensiva de NXIVM, publicó en su sitio personal que existen conexiones entre la organización de culto fundada por Keith Raniere y la familia LeBarón, que esta semana ha ocupado el centro de la agenda pública por el brutal asesinato de nueve de sus miembros en Bavispe, Sonora.

De acuerdo a fuentes citadas por Parlato, una de las colaboradoras de Raniere reclutó a once niñas de Chihuahua, de entre trece y diecisiete años, para  formar parte de un programa piloto diseñado por el fundador de NXIVM. Al menos cuatro de ellas, aseguran fuentes cercanas al asunto, eran parte del clan LeBarón.

Antes de regresar a Chihuahua, las niñas vivieron en  Clifton Park, Nueva York, donde estaba asentado el centro de operaciones de NXIVM. Ahí, las LeBarón habrían realizado trabajos forzados de cocina y limpieza.

Parlato, cuyas investigaciones han sido citadas por The New York Times, refiere que una de ellas, Samantha LeBarón, ingresó a la secta sexual adjunta al culto de Raniere, un grupo de esclavas sexuales conocido como DOS. Agrega que la familia LeBarón fue persuadida de enviar a las niñas a Nueva York bajo la promesa de que recibirían educación de un programa piloto de vanguardia de manera gratuita.

Pero ésa no es el único vínculo entre NXIVM y los LeBarón. El clan, que se rige bajo los preceptos religiosos de una derivación de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, apareció en una película producida para el culto de Raniere en el que se aborda un enfoque de no violencia en México. El filme incluyó una entrevista a Julián LeBarón, líder de la comunidad y primo de las tres mujeres asesinadas el lunes.

En junio de este año, Raniere fue sentenciado por la Corte del Distrito Este de Nueva York en relación a siete cargos, incluido el de tráfico sexual. Richard Donoghue, el fiscal encargado del caso, resume la operación de NXIVM de esta manera: “El juicio ha revelado que Raniere, que se presentaba a sí mismo como un genio y un salvador, era de hecho un manipulador masivo, un impostor y el jefe de una asociación criminal de culto que involucraba tráfico sexual, pornografía infantil, extorsión, abortos obligados, marcas en el cuerpo de las mujeres, degradación y humillación”.