FACEBOOK

VISTAS
14 de Marzo del 2019

¿Una FGR "sin filtro"?

Mientras que el clamor popular exige un aparato de justicia que sirva, un personaje con largo historial de irregularidades y presuntos vínculos con el crimen organizado es designado a un puesto clave de la nueva FGR
Genaro Cedano Filippini tiene a cuestas acusaciones por presuntos nexos con el narcotráfico, contrabando y secuestro, aún así, fue designado como director general de Mandamientos Judiciales y Ministeriales de la Policía Federal Ministerial (PFM). El cargo no es poca cosa. El director general está encargado de establecer “los mecanismos de control, seguimiento y evaluación del cumplimiento de los mandamientos judiciales y ministeriales, con el objeto de determinar, aplicar y dirigir técnicas, métodos y estrategias policiales que permitan localizar, aprehender y/o reaprender personas relacionadas con hechos delictivos y con ello auxiliar de manera eficiente al Ministerio Público de la Federación en la investigación de los delitos” No parecen ser funciones ideales para alguien que está señalado por tantos presuntos delitos. Un documento de la Fiscalía General de la República en poder de Código Magenta confirma el reciente nombramiento de Cedano Filippini. Diversas investigaciones periodísticas ubican a Genaro Cedano Filippini y a sus hermanos Carlos Alberto y Hugo como los líderes del llamado Cártel del Tabaco, que, por medio de la violencia e intimidación, monopolizan la venta de cigarros. De acuerdo con Milenio, este grupo presuntamente está respaldado por la organización criminal de mayor crecimiento en los últimos años en México: el Cártel Jalisco Nueva Generación. Sus actividades al margen de la ley no son precisamente un secreto, como tampoco lo es su histórico vínculo con el aparato federal de justicia.   En 2018, el nuevo Director General de Mandamientos Judiciales y Ministeriales se desempeñaba como subcomandante de la PGR. Su expediente muestra cuatro peticiones de suspensión del cargo por ausencias, por no contar con el certificado policial y por actos delictivos. Genaro también ha estado en la mira del gobierno estadounidense. Cables confidenciales publicados por Wikileaks revelan que en 2008 y 2009 la Sección de Asuntos de Narcóticos (NAS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Estado de Estados Unidos, así como la DEA, solicitaron investigarlo. En 2017, tras el secuestro y asesinato de cuatro estudiantes de cine a las afueras de Guadalajara, su nombre apareció en una manta. Lo acusaban de encubrir a los responsables y de tener nexos con Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder máximo del CJNG. Genaro se ha amparado al menos tres veces contra las resoluciones de la PGR y a finales de 2018 seguía desempeñándose como subcomandante, aunque desde junio no se presentaba a trabajar por supuesta incapacidad. Con una herencia de la PGR de más de 55 mil casos sin resolver, el nombramiento de Genaro Cedano Filippini plantea serias interrogantes sobre el rumbo de la recién formada Fiscalía General de la República.

El negocio familiar

Carlos Alberto, hermano mayor de Genaro, es señalado por Milenio como el principal líder del Cártel del Tabaco. Ingresó a la PGR en 1996 como parte de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI). Durante su paso por la dependencia federal, Carlos Alberto, apodado “El Rambo”, trabajó en estados como Jalisco, Michoacán, Veracruz y Tabasco. En 2008, al mismo tiempo que se desempeñaba como agente federal activo, fue detenido en un suburbio de Los Ángeles luego de una investigación de la DEA, en posesión de 600 mil dólares en efectivo. No pudo explicar su procedencia. Días antes, dos agentes de la AFI bajo su mando habían sido ejecutados en Mexicali. Luego de pasar un año en prisión en Estados Unidos, “El Rambo” fue deportado a México. Aquí permaneció preso bajo cargos de delincuencia organizada y recursos de procedencia ilícita. Sin importar sus antecedentes penales, después de dejar la cárcel volvió a la PGR. En 2013, finalmente fue dado de baja. Carlos Alberto se amparó, pero el caso fue cerrado en 2014. El nuevo de director del órgano desconcertado de la ahora FGR es padre de Carlos Cedano Guzmán, señala el medio. Carlos cuenta con un registro en el lMSS como empleado de Bradis, la distribuidora en México de cigarros de la compañía Tobacco International Holdings (TIH), sociedad incorporada en Suiza. En México, TIH distribuye las marcas Laredo, Península, Botas, Rio Amazonia y Studio 54. A su vez, Ana Lilia Cedano Filippini, tía de Cedano Guzmán, es vinculada con Braxico, la subsidiaria de TIH que produce los cigarros que luego Bradis posiciona en el mercado popular de tabaco del país. De acuerdo con investigaciones periodísticas, esta empresa familiar tiene métodos poco ortodoxos de distribución. Desde finales de 2017, gente a su cargo se hace pasar por autoridades policíacas y ministeriales han realizado más de 300 operativos en tiendas y misceláneas en varios estados del país para incautar y destruir cigarros de marcas que no sean de TIH. Llegan con supuestos oficios de instituciones como el SAT, la Cofepris, la Profeco o la misma PGR y amenazan a los vendedores. En algunos lugares como Michoacán, estos oficios -que llevan logotipos oficiales- están firmados por el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Una AIC oscura

La Agencia de Investigación Criminal fue creada en 2013 por el entonces procurador Jesús Murillo Karam para planear, coordinar, ejecutar, supervisar y evaluar las acciones “para combatir tácticamente el fenómeno delictivo a través de productos de inteligencia y servicios científicos y forenses que sustenten la investigación de los delitos”. Bajo su mandato, ha adscrito a la Policía Federal Ministerial, a la Coordinación General de Servicios Periciales y el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia. También mantiene contacto directo con la INTERPOL. Apenas el pasado noviembre, Alberto Elías Beltrán, Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, en suplencia del Procurador General de la República, reconoció al personal de la AIC. El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019 asignó 16 millones 329 mil 480 pesos a la dirección que ya encabeza Cedano Filippini. A diferencia de otras direcciones, para Mandamientos Ministeriales y Judiciales no se estipula el monto destinado a gastos de operación. Actualmente, el Directorio de Servidores Públicos de la actual FGR - que debería ser accesible a través de la plataforma “Datos Abiertos de México” - no se encuentra disponible. Tampoco se puede acceder a la sección de la Dirección General de Mandamientos Ministeriales y Judiciales.