FACEBOOK

VISTAS
29 de Enero del 2019

Trump y sus otros amigos

Donald Trump fue el primer mandatario en reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. A partir de entonces un efecto en cadena de legitimación… pero ¿es buena idea seguir a Trump en sus afectos?

Juan Guaidó se autojuramentó presidente de Venezuela alegando que la Constitución lo facultaba para llenar el vacío de poder que se generó al haber asumido el dictador Nicolás Maduro un segundo mandato de forma "ilegítima”.

El primer mandatario en reconocerlo fue Donald Trump.

Y pocos podrán discutir que las prácticas políticas de Maduro son, cuando menos, polémicas. Pero también pocos podrán alegar que los apoyos de Trump son, cuando menos, cuestionables.

Porque no hay nada que el presidente Donald Trump admire más que la fuerza. Lo ha dicho una y mil veces. Para algunos expertos, la razón es muy clara:

"Se siente más cómodo con el modelo autoritario de hacer negocios, donde actúas por tu cuenta sin los pesos y contrapesos que acompañan al proceso democrático”, detalló Joshua Sandman, experto en comportamiento presidencial de la Universidad de New Haven, a BBC Mundo.

Pero a veces, parece que Trump, confunde un poco su concepto de “fuerza”.

Por ejemplo, a Kim Jong-un, hacia quien Trump no niega su admiración.

"Él es el jefe de un país. Y quiero decir, él es la cabeza fuerte (…) Él habla, y la gente se sienta y pone atención”, y agregó, "Quiero que mi gente haga lo mismo”.

Y no es por el único dictador por el que ha mostrado admiración.

Trump también se ha desvivido en elogios para Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas. Y es bien correspondido.

Y al Primer Ministro de Egipto, Abdel-Fattah el-Sisi, Trump lo llamó un "tipo fantástico" y comentó con aprobación la forma en que manejó un golpe en 2013 que derrotó al presidente en ese momento: 

"Tomó el control de Egipto. Y realmente se hizo con el control".

En ese golpe, miles de manifestantes fueron asesinados… y todos sus demás “amigos” están señalados por dudosas prácticas políticas que atentan a los derechos humanos.

Así que, quizá para Guaidó no sea tan buena idea decir que Trump lo apoya… a menos, que eso le beneficie.

¿Tú qué piensas?