FACEBOOK

VISTAS
20 de Diciembre del 2019

Todos se pelean por el litio

El litio, tan lejos de los mexicanos, tan cerca del enemigo.
Una buena y una mala. La buena: México tiene una de las reservas más grandes de litio, uno de los recursos naturales más codiciados de hoy. La mala: Este mineral se encuentra en una zona muy compleja del país: Sonora Si, Sonora vive su propia guerra contra la violencia y el narcotráfico. Pero no es solo eso lo que complica el descubrimiento. Sucede que de Bacadéchuachi, donde está el yacimiento, a Bavispe, solo hay 100 kilómetros de distancia. Y por si ya lo olvidamos, Bavispe es el lugar donde masacraron a los LeBaron. Esta situación en torno el litio plantea -principalmente- dos problemas: una, el crimen organizado hace lo que quiere en esta región. Dos, nuestro vecino del norte está muy, muy cerca de ahí y no dudamos que ya le tenga el ojo puesto. Vayámonos con el primero. Los niveles de violencia en Sonora están por los cielos. Desde hace tiempo, los cárteles de Juárez y de Sinaloa, se disputan el control de la franja territorial entre los dos estados más grandes de México. Precisamente donde se encuentra Bacadéhuachi, la nueva cuna internacional del litio. Y ya sabemos qué pasa en donde hay mucha actividad productiva combinada con guerras entre cárteles. El segundo problema: Estados Unidos. Sí, porque como con las reservas de petróleo, el control estratégico de los yacimientos de litio promete ser factor central en la geopolítica del futuro. Y ya sabemos a qué instancias puede llegar Estados Unidos para asegurar el control de los escasos recursos energéticos. Por el momento, su rival tecnológico ya le está ganando la partida en México. La empresa Gangfeng, que es una empresa china líder en la metalurgia de este tipo de minerales, se incorporó al proyecto. Entonces, para México, ¿qué representa el litio? ¿Una bendición… o una maldición? Te lo decimos en el siguiente capítulo de Litio: el petróleo del futuro.