5 de julio 2022

22 de junio 2022

Política

Se abre camino para la sucesión militar

Quien sea que asuma el liderazgo de la Sedena se convertirá en uno de los Generales más poderosos de las Fuerzas Armadas de México, en la última mitad de siglo… y Estados Unidos sería un factor determinante en la decisión

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

De forma paralela a la sucesión presidencial de 2024, la sucesión militar ya está en marcha y el subsecretario de la Defensa Nacional, Agustín Radilla, ha dado movimientos discretos para convertirse en un potencial remplazo del General Secretario Luis Cresencio Sandoval.

¿Por qué importa?

  • Quien sea que asuma el liderazgo de la Sedena se convertirá en uno de los Generales más poderosos de las Fuerzas Armadas de México, en la última mitad de siglo… y Estados Unidos sería un factor determinante en la decisión.
  • La militarización de la vida pública de México ha sido la principal tónica del presidente López Obrador, al entregarle a los mandos castrenses la construcción, administración y operación de obras insignia como el Tren Maya o el AIFA, así como el control de puertos y aduanas, distribución de vacunas y labores de seguridad pública por medio de la Guardia Nacional.

El contexto:

Reportes de La Política Online refieren que Agustín Radilla -hasta el año pasado en la Oficialía Mayor- activó el cabildeo a meses de que comiencen a definirse los ascensos militares, los cuales serán determinantes para conformar el esquema sucesorio previsto para noviembre.

Los detalles:

  • Sin embargo, el subsecretario Agustín Radilla tiene en su contra el ser un oficial de extrema cercanía con el General Salvador Cienfuegos, ex titular de la Sedena en el sexenio de Peña Nieto y quien fuera detenido en octubre de 2020, en Los Ángeles, acusado de narcotráfico por la DEA.
  • Es por esa razón que, desde hace unas semanas, Radilla se ha mostrado cooperativo con autoridades estadounidenses e, inclusive, ya habría tenido contactos discretos con oficiales del Pentágono y del Comando Sur.
  • Asimismo, el segundo al mando de la Sedena ha visto con buenos ojos permitir el ingreso de agentes estadounidenses que ayuden a combatir el tráfico de personas por medio de las caravanas migrantes, lo cual es una prioridad para el secretario de Seguridad Interior de Joe Biden, Alejandro Mayorkas.
  • Pero más allá de sus vínculos con Cienfuegos, Agustín Radilla no estaría entre las principales preferencias de Luis Cresencio Sandoval ni mucho menos del general retirado Audomaro Martínez Zapata, quien refieren es el “cerebro” detrás de la militarización y quien funge de facto como el auténtico líder del Ejército mexicano.
  • De acuerdo con Salvador García Soto, el general Audomaro -ex director del Centro Nacional de Inteligencia- es muy cercano al presidente y fue él quien lo convenció de romper las líneas de sucesión históricas en el Ejército y la Armada de México para colocar al frente a Luis Cresencio Sandoval y Rafael Ojeda, de manera respectiva.
Publicidad
Publicidad
Publicidad