FACEBOOK

VISTAS
06 de Mayo del 2019

El PRD y la crisis de los 30

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) está pendiendo de un hilo. Su fracaso electoral en 2018 lo dejó con poco (o nada) que celebrar en sus 30 primaveras
Para el PRD los años de gloria se esfumaron. En 2006 ocupó el segundo lugar como fuerza electoral al colocarse por debajo del ganador a la presidencia de México, el Partido Acción Nacional (PAN). Pero en 2018 la derrota fue devastadora porque obtuvo los peores resultados en su historia. Los cómputos lo colocaron como la cuarta fuerza política. El partido de “izquierda” sumó a la coalición de Ricardo Anaya tan sólo el 2.8% de los votos a nivel nacional. Además en sus años mozos el PRD llegó a gobernar hasta 11 entidades federativas, entre ellas, la Ciudad de México, Zacatecas, Tlaxcala, Baja California Sur, Chiapas, Michoacán, Guerrero, Tabasco, Morelos, Oaxaca y Quintana Roo. Ahora tan sólo mantiene el poder en el estado de Michoacán. Esto convierte al gobernador Silvano Aureoles en uno de los perredistas más importantes. Durante la celebración de los 30 años del partido Silvano Aureoles acusó que “uno de los liderazgos que más se beneficio de nuestro partido decidió formar su propio proyecto político”. Así se refirió a que el actual presidente de México comenzó su ascenso político de la mano del PRD. Hasta que se separó para fundar Morena, su propio movimiento. También dijo que “hoy no se reconoce que fue el PRD quien construyó la posibilidad de tránsito al poder”. Insistiendo en que el cambio de régimen político en México fue posible gracias al primer partido de “izquierda”, el PRD. En 2018 la trágica pérdida de apoyo popular sumó otra razón a la crisis: la pérdida de su bastión político más importante, la Ciudad de México. La jefatura de la capital había sido ocupada por el PRD desde 1997, hasta que en 2018 la perdió contra Morena. Finalmente su peso político en el Congreso de la Unión ha disminuido dramáticamente. Mientras que en 2006 era un contrapeso considerable, hoy tan sólo cuenta con 11 diputados y 5 senadores. Esto lo vuelve dependiente de alianzas políticas con otros partidos para llevar sus temas a la discusión. Después de este repaso por lo menos el PRD sí tienen algo que celebrar; que aún no desaparece.