29 de mayo 2022

2 de junio 2021

Política

Por qué la política mexicana está en un punto de quiebre

Las elecciones intermedias del 6 de junio plantean una redistribución de poder en los liderazgos de los partidos políticos

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

En la madrugada del próximo lunes, más allá de quien resulte ganador o perdedor, las elecciones intermedias del 6 de junio plantean una redistribución de poder en los liderazgos de los partidos políticos, conforme al resultado de sus “apuestas”.

¿Por qué importa?

  • Las de este domingo son consideradas las elecciones más grandes del país, pues 94 millones de mexicanos saldrán a las urnas para elegir a 500 diputados federales, 15 de 32 gobernadores, 30 congresos locales y mil 900 ayuntamientos.
  • Para Morena, estará en juego el conservar la mayoría en el Congreso y medir la fuerza de la 4T ante sus opositores, además de que los resultados abrirán disputas en cada partido, con un posible cambio en las dirigencias.

El contexto:

Sin lugar a dudas, los liderazgos de Mario Delgado (Morena), Alejandro ‘Alito’ Moreno (PRI), Marko Cortés (PAN) y Clemente Castañeda (MC) estarán en juego este 6 de junio, ya que una vez concluido podrán verificar si sus designaciones fueron -o no- las correctas, lo que les costaría una eventual cesión de sus cargos.

Los detalles:

  • Para el presidente López Obrador, el Congreso nunca fue una fijación, ya que los diputados no aparecen como actores centrales para llevar a cabo la transformación, e incluso, estaría dispuesto a perder una que otra gubernatura.
  • “Pero tampoco les va a regalar a sus adversarios uno de los tres poderes, para que desde allí puedan minar su segundo trienio”, reveló a la Política Online uno de los colaboradores más cercanos en Palacio Nacional.
  • Sin embargo, para los encargados de encabezar los Comités Ejecutivos Nacionales (CEN) de los diferentes partidos su mirada de poder apunta a ganar la mayor cantidad de gubernaturas, lo cual medirá la continuidad o ruptura de sus proyectos.
  • Quien no salió muy bien librado del proceso de designación de candidaturas fue Mario Delgado, pues al interior de Morena, la mayoría espera que se dé un monumental tropiezo por la forma en que se ha conducido en el proceso electoral.
  • El descontento se dio desde la defensa de Félix Salgado Macedonio, pasando por los reclamos de Layda Sansores, por no operar en Campeche, de Raúl Morón, quien no se sintió apoyado al perder su designación o Miguel Barbosa, acusándolo de no saber conducir el partido. De tener al menos una decena de gubernaturas en la bolsa, ahora mismo están peleando ‘palmo a palmo’ por retener la mayoría.
  • En el PAN la situación no es tan diferente, pues Marko Cortés tiene puestas sus esperanzas en que Maru Campos pueda hacer la ‘hombrada’ en Chihuahua, donde pelea voto a voto con el morenista Juan Carlos Loera.
  • Esto, después de haber bloqueado a los gobernadores salientes Javier Corral (Chihuahua) y Martín Orozco (Aguascalientes), quienes esperan un eventual tropiezo. En cambio, Jorge Romero, actual diputado federal del blanquiazul y el ex presidente Felipe Calderón ya se frotan las manos para saber el desenlace.
  • En el caso del PRI, ‘Alito’ Moreno no encuentra la calma, ya que Campeche siempre fue un objetivo para el otrora gobernador de dicha entidad. Por el momento, las encuestas ubican a su candidato cuatro puntos por debajo de Morena y Movimiento Ciudadano, lo que estaría echando por la borda la máxima con la que tomó el CEN tricolor de que “él sí sabía operar en territorio”.
  • Mientras que MC está a las puertas de pintar de “naranja” dos estados más, a parte de Jalisco, que ya gobierna Enrique Alfaro, en caso de que Samuel García (Nuevo León) y Eliseo Fernández (Campeche) resulten ganadores.
  • Esto pondría elevar los bonos del actual coordinador nacional, Clemente Castañeda y la figura de Dante Delgado, por lo que el conceso al interior del partido será fundamental para saber quién habrá de dirigir sus destinos.
Publicidad
Publicidad
Publicidad