20 de abril 2021

5 de abril 2021

Política

Populismo, la peor comorbilidad de Covid-19

Frida Ghitis, analista del Washington Post, enumera a los países más afectados por la pandemia. La competencia tiene un común denominador: el populismo

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

  • Frida Ghitis, analista de la sección de opinión internacional del Washington Post, retomó un argumento que se ha vuelto recurrente en las discusiones de política de salud pública: los países más afectados por la pandemia del Covid-19 están gobernados por líderes con características afines al populismo.
  • El elevado exceso de mortalidad en Brasil, México e incluso Estados Unidos es considerado una función de la falta de competencia burocrática. Tanto la administración de Jair Bolsonaro como la de Andrés Manuel López Obrador han sido acusadas por las oposiciones locales de ignorar la ciencia, ofrecer directrices confusas y de minimizar la pandemia por razones meramente políticas.
  • En palabras de Ghitis, el populismo es la comorbilidad más importante del Covid-19.

¿Por qué importa?

Hace unos días, la Secretaría de Salud dio a conocer que el exceso de mortalidad por el virus SARS-CoV-2 en México es superior al 60 por ciento con respecto a los datos oficiales, ya que las actas de defunciones por dicha causa arrojan más de 321 mil muertes, 100 mil más que las contabilizadas actualmente.

El contexto:

  • Frida Ghitis, analista del Washington Post, enumeró a los países más afectados por la pandemia, donde sus efectos -combinados con el sistema de gobierno de cada país- han derivado en una catástrofe que bien pudo haberse evitado.
  • También resalta las afectaciones que han sufrido naciones donde la dictadura se erige como su forma de gobierno, como es el caso de Bielorrusia, Turkmenistán, Camboya o Tanzania donde la negación ha sido su principal estrategia.

Los detalles:

  • Estados Unidos: Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo para combatir el Covid-19 en la administración Trump, confirmó a CNN que la mayoría de las muertes en Estados Unidos podría ser menor a la actual de haber enfrentado la pandemia con mayor celeridad.
  • Nicaragua: Daniel Ortega y su esposa tomaron con sorna la llegada de la pandemia, al convocar a los ciudadanos a un desfile masivo al que llamaron ‘Amor en tiempos de Covid-19’, alusiva a una de las novelas del escritor Gabriel García Márquez. La imprudente medida horrorizó tanto a activistas como a científicos.
  • Brasil: El presidente Jair Bolsonaro no se quedó atrás, pues actualmente, el sistema de salud de Brasil se encuentra colapsado y acechado por variantes del virus que amenazan a otros países.
  • De inicio, Bolsonaro siguió el sistema de Trump, al despilfarrar los fondos de emergencia y aprobar el uso de la hidroxicloroquina, fármaco empleado para combatir la malaria. Incluso, llegó a decir que los brasileños eran inmunes a la ‘gripe pequeña’ del Covid por nadar en ‘aguas residuales’ y manifestarse en contra de las medidas sanitarias, pese a que acabó por contraer la enfermedad.
  • México: Otro jefe de Estado que minimizó la pandemia, según Frida Ghitis, fue Andrés Manuel López Obrador, que desde el principio llamó a los mexicanos a vivir su vida “con normalidad” y tras recuperarse de haber dado positivo, se negó a utilizar el cubrebocas. Incluso dijo que “por el momento” no piensa vacunarse.
  • Bielorrusia: Alexander Lukashenko tachó a la pandemia como una “psicosis” pasajera, por lo que para combatirla la receta incluía sólo vodka y baños sauna. Los bielorrusos ignoraron sus “consejos” y optaron por las medidas de sana distancia, además de cooperarse para comprar suministros hospitalarios, lo que evitó que la situación se saliera de control.
  • Turkmenistán, Camboya y Tanzania: Los gobiernos de estos países coinciden en la negación, al argumentar que la pandemia no ha llegado a sus latitudes, prohibir en los medios el uso de la palabra “coronavirus” o rechazar el uso de cubrebocas.
Publicidad
Publicidad
Publicidad