9 de agosto 2022

21 de abril 2022

Política

Política migratoria: la doble moral de la 4T

La administración de López Obrador ha limitado la colaboración con el gobierno de Estados Unidos en materia de seguridad. Sin embargo, la política migratoria de la 4T está sujeta a los lineamientos de Washington, de acuerdo a un reporte del Congreso estadounidense

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Aunque la administración de López Obrador ha limitado la colaboración con el gobierno de Estados Unidos en materia de seguridad, un reporte del Congreso estadounidense confirma que la política migratoria de la 4T está sujeta a los lineamientos de Washington.

¿Por qué importa?

Pese a que en el discurso, AMLO ha descartado que exista algún tipo de injerencia de parte de Estados Unidos, en el papel, la administración de Joe Biden ha presionado en varias ocasiones a su gobierno a controlar el flujo migratorio, tanto en la frontera norte como en el sur.

El contexto:

Esta semana, López Obrador confirmó que hace un año se desmanteló un grupo de investigación de élite contra el narcotráfico que colaboraba con la DEA. El presidente justificó esta decisión bajo el argumento de que dicha unidad estaba infiltrada por el crimen organizado.

Los detalles:

  • En agosto del año pasado, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos instruyó al gobierno de Joe Biden a reinstaurar el programa ‘Quédate en México’ (“Remain in Mexico”, en inglés), avalando el fallo de un juez federal de Texas. La política fue implementada originalmente por el ex presidente Donald Trump.
  • En contraparte, la gran mayoría de los migrantes que llegaban a suelo estadounidense eran rechazados bajo la política denominada “Título 42”, la cual no les otorgaba el derecho a audiencia para solicitar asilo político bajo la excusa de ser un riesgo de seguridad nacional por la pandemia.
  • Un informe de mil páginas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) reveló que las autoridades estadounidenses se coordinaron con su contraparte mexicana para llevar a cabo operativos anti inmigrantes en Piedras Negras, Coahuila, desde inicios de 2019.
  • El reporte, liberado a través de un litigio de la Ley de Libertad de Información por abogados y defensores de inmigración, mismos que fueron proporcionados al medio ‘The Intercept’, detallan las condiciones insalubres en las que vivieron hacinados más de 2 mil migrantes en una fábrica de bolsas para cadáveres.
  • Presuntamente, el gobierno mexicano los habría detenido a instancias de Washington, en medio de la agitación provocada por el ex presidente Donald Trump ante la inminente oleada de solicitantes de asilo que se dirigía a EEUU.
  • De acuerdo con ‘The Intercept’, el informe muestra cómo la CBP estaba al tanto de las condiciones de fábrica en la que fueron retenidos los migrantes y cómo las políticas binacionales empujaban a las personas a realizar cruces fronterizos clandestinos mortales.
  • “(Los documentos) cuentan una historia desgarradora sobre cómo CBP se enteró de una crisis humanitaria y, en lugar de abordarla, la empeoró al adoptar una postura militar e implementar el programa de Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés)”, expresó Andrew Case, abogado principal de LatinoJustice.
  • En ellos se constata la participación del Departamento de Seguridad Pública de Texas; el Departamento de Policía de Eagle Pass; la Tercera Brigada de Aviación de Combate del Ejército (desplegada más recientemente en Irak y Afganistán para, entre otras misiones) y la Guardia Nacional de Texas, las cuales respondieron a lo que los funcionarios de CBP denominaron un posible “evento de migración masiva”
  • Del otro lado de la frontera, el Instituto Nacional de Migración (INM); la policía municipal de Piedras Negras, varias unidades de la policía de Coahuila, de la policía federal y una agencia federal de inteligencia trabajaron para “bloquear, acorralar y deportar a los migrantes”. De acuerdo al reporte, la “medición controlada de pequeños grupos” continuó por “acuerdo mutuo de la CBP, INM y funcionarios de la ciudad de Piedras Negras”.
  • Tres años después de los hechos, la administración Biden mantiene vigentes algunas de las políticas más radicales impuestas por su antecesor, en estrecha colaboración con el gobierno de México.
  • En reiteradas ocasiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que la mejor solución para evitar la desbandada de centroamericanos que desean alcanzar el ‘sueño americano’ es atender las causas que lo provocan: la falta de oportunidades de empleo y condiciones de pobreza.
  • Sin embargo, a más de un año de la toma de posesión de Joe Biden, poco o nada ha cambiado en la relación bilateral respecto el tema migratorio, al mismo tiempo que en su afán por blindar las fronteras, México ha recurrido a la Guardia Nacional, lo que ha causado críticas de parte de organismos internacionales ante la presunta violación de los derechos humanos de los migrantes.
Publicidad
Publicidad
Publicidad