FACEBOOK

VISTAS
08 de Febrero del 2019

¿Qué pasa con El Gran Pastor?

El incendio provocado del restaurante El Gran Pastor, en Monterrey, no es el primer incidente en el que se ve involucrado el restaurante. La violencia que se vive en el Estado recuerda la crisis de seguridad del 2011
Tres hombres encapuchados rociaron gasolina en el restaurante El Gran Pastor, la mañana de este viernes, para luego prenderle fuego al lugar. En el lugar, dos personas resultaron con lesiones; uno con quemaduras leves y otra por intoxicación. Según reportes de medios locales, los desconocidos dejaron salir a los 30 trabajadores que se encontraban en el interior del establecimiento para entrar con bidones llenos de gasolina. El tradicional restaurante está ubicado en la transitada avenida Gonzalitos, a menos de 100 metros del edificio de la Dirección de Servicios Periciales de la Fiscalía General de Justicia del Estado. El Vicefiscal de Nuevo León, Luis Enrique Orozco confirmó el ataque abierto al restaurante, por un grupo de la delincuencia organizada con el ánimo de enviar algún mensaje. “Llegaron tres personas a ese lugar cerca de las 6:30 de la mañana, ya había personal dispuesto a abrir el restaurante, no había comensales. Estas personas portaban yogas con gasolina que la rociaron en el lobby, en el área de la barra y le prenden fuego al inmueble y salen del lugar”, declaró a medios. Esta no es la primera vez que El Gran Pastor se ve involucrado en un hecho delictivo. Apenas el 24 de enero, cuatro sujetos fueron detenidos afuera del restaurante en el municipio de San Pedro Garza García. Los detenidos fueron vinculados a proceso penal días después, acusados de chantajear a un empresario. Se identificaron como Alberto Llorens Reyes Retana, Eduardo Frías Veloz, Omar Piña Sánchez y José Ulises Treviño García, quien había sido candidato a la alcaldía de Juárez, en el 2018. Y en junio del año pasado, cuatro sujetos encapuchados asesinaron a balazos a Gilberto de la Fuente Ramos, gerente del Gran Pastor de Gonzalitos y yerno del propietario del restaurante, Eduardo Treviño. En aquella ocasión, el ataque sucedió en la noche, frente a los comensales. La violencia que se vive en Nuevo León recuerda lo que pasó el estado en 2009, cuando la inseguridad enfrentó su peor momento. Ese año, los regios fueron testigos de personas colgadas de los puentes peatonales, extorsiones a negocios, cuerpos en la vía pública, bloqueos en las avenidas principales. Después, en el 2011, un grupo de hombres vinculados con Los Zetas, prendió fuego al Casino Royale donde murieron decenas de personas en su interior, y otras resultaron lesionadas. Durante la presente semana, el clima de violencia ha prevalecido en la zona metropolitana de Monterrey con reportes de hallazgos de restos humanos en la colonia Pueblo Nuevo en Apodada, una balacera en La Risca, un ejecutado en la calle Alfonso Garza e Hilario Martínez, de la colonia Arturo B. De la Garza. En el municipio de San Pedro también fueron quemados seis vehículos en varios puntos del municipio por personas desconocidas.