FACEBOOK

VISTAS
11 de Febrero del 2019

Mitos y realidades de la Guardia

La Guardia Nacional entró en una etapa clave en el Senado, de la cual se conocen algunos mitos y realidades que conviene aclarar por la relevancia para el país
La aprobación de la Guardia Nacional entró en la etapa clave en el Senado sobre la cual se conocen algunos mitos y realidades. El coordinador del grupo de Morena en el Senado, Ricardo Monreal explicó que es necesario evitar los mitos sobre la formación y funcionamiento de la nueva corporación, al ser un tema de suma importancia para el país. Un primer mito es que como candidato, Andrés Manuel López Obrador ofreció retirar de las calles a los militares, que, desde hace décadas, realizan labores policiales en varias ciudades de México. La realidad es que en su libro, La Salida. Decadencia y renacimiento de México, el presidente expuso que se creará una Guardia Nacional, con el apoyo de los 220 mil soldados y 30 mil marinos que en la actualidad están organizados bajo el mando del Ejército y de la Marina. Se trata de aprovechar sus conocimientos, disciplina, así como todos sus recursos materiales, para garantizar la seguridad de los mexicanos, detalló en la cuenta de Twitter.   Ante ese reto, el Senado de México arrancó con el formato de Parlamento abierto para escuchar opiniones de la sociedad civil sobre el proyecto de seguridad del gobierno federal. Al inaugurar las audiencias públicas para el análisis del proyecto, el presidente del Senado, Martí Batres llamó a respaldar a la nueva corporación, para atender el reclamo urgente de garantizar seguridad y tranquilidad a la población. La constitución plena de la corporación responderá al reclamo de diversos ámbitos de la sociedad relacionado a sacar a las fuerzas armadas de las labores de seguridad pública. También el colectivo Seguridad Sin Guerra empuja un dictamen alterno de una Guardia Civil, en vez de la iniciativa de Guardia Nacional del gobierno federal. El documento fue entregado al Senado, donde señaló que la minuta enviada por la Cámara de Diputados busca perpetuar la militarización de la seguridad y de la vida pública constitucionalizándola. Además se quejó de la omisión a convocar a víctimas que han padecido los excesos de las Fuerzas Armadas, en los 12 años que lleva la estrategia fallida.